martes, 16 de octubre de 2018

Astronomía Zetética (S. Rowbotham) Capítulo XIV: Movimiento de las estrellas en el norte y en el sur

Capítulo XIV:  Movimiento de las estrellas en el norte y en el sur

Se ha insistido a menudo en que la Tierra debe ser una esfera, porque las estrellas en el "hemisferio" sur se mueven alrededor de una estrella del polo sur; de la misma manera que los del norte giran alrededor de "Polaris" o la estrella polar del norte. Este es otro ejemplo del sacrificio de la verdad y la negación de la evidencia de nuestros sentidos, con el propósito de apoyar una teoría que es en todo sentido, falsa y antinatural. Todos los observadores saben que la estrella del polo norte es el centro de varias constelaciones que se mueven sobre la Tierra en una dirección circular. Aquellas más cercanas a la misma, como la Osa Mayor, son siempre visibles en Inglaterra durante toda su revolución en veinticuatro horas. Los más alejados hacia el sur se elevan de norte a noreste, y se establecen de sur a suroeste; aún más al sur se elevan de este a norte, y puesta al oeste por el norte. A el sur más lejano visible desde Inglaterra, la elevación ocurre más hacia el este y el sureste, y la puesta ocurre hacia el oeste y el suroeste. Pero todas las estrellas visibles desde Londres se levantan y se ponen de una manera que no es compatible con la doctrina de la esfericidad. Por ejemplo, si estamos parados de espaldas al norte, en la tierra alta conocida como "Arthur's Seat", cerca de Edimburgo, y observamos las estrellas en el cenit de nuestra posición, y observamos durante varias horas, las estrellas en el cenit retrocederán gradualmente hacia el noroeste. Si hacemos lo mismo en Woodhouse Moor, cerca de Leeds, o en cualquiera de las cimas de las montañas en Yorkshire o Derbyshire, se observa el mismo fenómeno. Lo mismo se puede ver desde la cima de Primrose Hill, cerca de Regent's Park, Londres; de Hampstead Heath; o Shooter's Hill, cerca de Woolwich. Si permanecemos toda la noche, observaremos las mismas estrellas elevándose hacia nuestra posición desde el noreste, mostrando que la trayectoria de todas las estrellas entre nosotros y el centro norte se mueve alrededor de la estrella del polo norte como un centro de rotación común; justo como deben hacer sobre un plano, tal como se demuestra que es la Tierra. Es innegable que sobre un globo terráqueo, las estrellas se elevarían, pasarían por encima de la cabeza y se establecerían en el plano de la posición del observador. Si ahora observamos cuidadosamente las estrellas cenitales del Peñón de Gibraltar, se observa el mismo fenómeno. Lo mismo ocurre con Cabo de Buena Esperanza, Sydney y Melbourne en Australia, en Nueva Zelanda, en Río de Janeiro, en Montevideo, en Valparaíso y en otros lugares del sur. Si las estrellas cenitales de todos los lugares de la Tierra, donde se han realizado observaciones especiales, se elevan desde el horizonte de la mañana al cenit de un observador, y descienden al horizonte por donde atardece, no en un plano de la posición de tal observador, sino en un arco de círculo concéntrico con el centro norte, se demuestra de este modo, que la Tierra es plana, y la esfericidad queda totalmente refutada, siendo un hecho imposible.

Aquí, sin embargo, nos encontramos con la afirmación positiva de que hay una estrella muy pequeña (de aproximadamente la sexta magnitud) en el sur, llamada Sigma Octantis, alrededor de la cual giran todas las constelaciones del sur, y que por lo tanto es la estrella polar del sur. Es poco educado contradecir las declaraciones hechas, pero es cierto que las personas que han sido educadas para creer que la Tierra es un globo, yendo a las partes del sur de la Tierra, no examinan críticamente estos asuntos. Ven que las estrellas se mueven desde el este hacia el oeste, y están satisfechos. Pero no han instituido experimentos especiales, independientemente de los resultados, para determinar los movimientos reales y absolutos de las constelaciones del sur. Otra cosa es cierta, que desde y dentro del ecuador la estrella del polo norte y las constelaciones de la Osa Mayor, la Osa Menor, y muchos otras, pueden verse desde todos los meridianos simultáneamente; mientras que en el sur, desde el ecuador, ni la llamada estrella del polo sur, ni la notable constelación de la Cruz del Sur, pueden verse simultáneamente desde todos los meridianos, lo que demuestra que todas las constelaciones de la estrella del polo sur incluyen: barrer sobre un gran arco sur y cruzar el meridiano, desde su ascenso por la noche hasta su puesta por la mañana. Pero si la Tierra es un globo terráqueo, Sigma Octantis una estrella del polo sur y la Cruz del Sur una constelación circumpolar del sur, todas serán visibles al mismo tiempo desde cualquier longitud en la misma latitud, como es el caso de la estrella del polo norte. y las constelaciones circumpolar del norte, sin embargo, extrañamente no es el caso; Sir James Clarke Ross no lo vio hasta que estaba en la latitud 8° al sur del ecuador, y en longitud 3° Oeste.

Mm. Von Spix y Karl Von Martius, en su relato de sus viajes científicos en Brasil, entre 1817-1820, relatan que el 15 de junio, en la latitud 14° Sur, contemplamos, por primera vez, esa gloriosa constelación de Los cielos del sur, la Cruz, que es para los navegantes una señal de paz y, según su posición, indican las horas de la noche. Deseamos desde hace mucho tiempo esta constelación como una guía para el otro hemisferio; por lo tanto, sentimos un placer inexpresable. Cuando lo percibimos en el firmamento resplandeciente ".

El gran viajero Humboldt dice:
"Vimos claramente, por primera vez , la cruz del sur, en las noches del 4 y 5 de julio, en la latitud 16° Sur. Estaba fuertemente inclinado, y aparecía de vez en cuando entre las nubes. El placer que se sintió al descubrir la Cruz del Sur fue compartido con entusiasmo por la tripulación que vivió en las colonias".
Si la Cruz del Sur es un cúmulo de estrellas circumpolar, es una cuestión de absoluta certeza que nunca podría ser invisible para los navegantes en o al sur del ecuador. Siempre se vería muy por encima del horizonte, al igual que la Osa Mayor en todo momento y al norte del ecuador. Más especialmente debería ser visible en todo momento, cuando la estrella más cercana que pertenece a ella está considerablemente más cerca de la llamada "estrella polar del sur", que la más cercana de las estrellas en la Osa Mayor a la estrella polar de el norte. Humboldt no vio la Cruz del Sur hasta que estaba en la latitud 16° Sur, y luego estaba "fuertemente inclinada", mostrando que estaba aumentando en el este, y compartiendo el barrido general de las estrellas de este a oeste, en común con todo el firmamento de estrellas que se mueven alrededor del Estrella polar de la región norte.


Hemos visto que allí donde se examinan cuidadosamente los movimientos de las estrellas, se encuentra que todos están conectados y se mueven en relación con el centro norte de la Tierra. No se puede encontrar un "corte" en la conexión general. Excepto, de hecho, lo que se llama el "movimiento propio" de ciertas estrellas y grupos de estrellas, todas se mueven en la misma dirección general, concéntricas con el polo norte, y con velocidades que aumentan con la distancia radial desde él. Para eliminar todas las dudas posibles con respecto a los movimientos de las estrellas desde el norte central hasta el sur más extremo, varios observadores especiales, cada uno completamente libre del sesgo de la educación con respecto a la supuesta esfericidad de la Tierra, podrían ubicarse en varias localidades del sur , para observar y registrar los movimientos de la conocida constelación del sur, supuesta estrella del polo sur, pero al meridiano y latitud de cada posición. Esto satisfaría a un cierto número de quienes no pueden despojarse de la idea de la esfericidad, pero no es necesario para quienes están convencidos de que la Tierra es plana, y que el extremo sur es una vasta circunferencia, en lugar de un centro polar, para ellos, los testimonios ya aducidos, serán suficientemente demostrativos.

Los puntos de certeza son los siguientes:
  1. Dondequiera que se haga el experimento, las estrellas en el cenit no se elevan, culminan y se ponen en la misma línea recta. línea, o plano de latitud, como lo harían si la Tierra es un globo.
  2. La Cruz del Sur no es visible en todo momento desde todos los puntos del hemisferio sur, ya que la Osa Mayor es desde todos los puntos del norte, y ambos deben ser necesariamente visibles e igualmente si la Tierra es esférica. En referencia a los diversos casos aducidos de que la Cruz del Sur no fue visible hasta que los observadores llegaron a las latitudes 8°, 14° y 16° sur, no se puede decir que no se hayan preocupado de buscarla, porque estamos seguros que "lo habían deseado durante mucho tiempo" y, por lo tanto, deben haber estado estrictamente atentos mientras avanzaban hacia el sur. Y cuando el viajero Humboldt la vio por primera vez, estaba "fuertemente inclinada" y por lo tanto, estaba bajo en el horizonte oriental, por lo que estaba anteriormente invisible, simplemente porque aún no se había elevado.
  3. La Tierra es plana, con un centro norte, sobre el cual las estrellas (fijadas en alguna sustancia peculiar o flotando en algún medio sutil que aún no se conocen) se mueven en cursos concéntricos a diferentes distancias radiales desde el centro norte como tan al sur como y dondequiera que se hayan hecho observaciones. La evidencia son los propios experimentos del autor en Gran Bretaña, Irlanda, Isla de Man, Isla de Wight y muchos otros lugares; las declaraciones de varios amigos sinceros, que han residido en Nueva Zelanda, Australia, Sudáfrica, Río Janeiro, Valparaíso y otras localidades del sur, y las diversas declaraciones incidentales ya citadas.
  4. La región sur de la Tierra no tiene un centro, sino que tiene una circunferencia; y, por lo tanto, no hay polo sur, ni estrella del polo sur, ni constelaciones circumpolares del sur; todas las afirmaciones en contra son dudosas, inconsistentes con los hechos conocidos y, por lo tanto, no son admisibles como evidencia.

En otros posts de este mismo blog se trataron los temas referidos. Entre otros, Ver:
No habiendo mucho más que agregar, solo quisiera hacer notar que, por más que proteste, La Cruz del Sur es visible incluso hasta en las latitudes bajas del hemisferio norte.Tampoco podrá negar, por mucho que se esfuerce, los startrails del hemisferio sur alrededor de un punto muy cercano a Sigma Octantis, y finalmente, invitamos al lector a intentar explicar un startrail visto en en el ecuador partiendo del supuesto de que las estrellas están fijas en un domo que gira alrededor de la Estrella Polar sobre el Polo Norte


martes, 9 de octubre de 2018

Astronomía Zetética (S. Rowbotham) Capítulo XIV: El Gran círculo

Capítulo XIV:  Navegación De Gran Círculo

Entre la gente e la tierra, prevalece una gran cantidad de ideas erróneas sobre lo que realmente significa la llamada "navegación de gran círculo"; y, a pesar de que el tema se entiende de manera imperfecta, el "proyecto" o hipótesis, (porque no es nada mas que eso), a menudo se toma muy apresuradamente como una prueba adicional de la esfericidad de la Tierra. Pero, como todas las demás "pruebas" que se han dado, no hay una conexión necesaria entre los hechos aducidos y la teoría que se pretende probar. Aunque los navegantes profesionales están familiarizados con varios modos de navegación: "navegación paralela", "navegación en plano", "navegación en travesía", "navegación en curso", "navegación en latitud media", "navegación en Mercator" y "navegación de gran círculo" Los métodos "Mercator" y "Gran círculo" son ahora los favoritos. Casi todos los sistemas anteriores requerían la navegación por, o en relación con Líneas de trazos, o líneas en ángulo recto a las líneas del meridiano; y si la Tierra es plana o un Globo, estos no están geométricamente en ángulos rectos a las líneas de latitud, excepto en el ecuador. Por lo tanto, la proyección de Mercator, debido a que sus líneas de latitud y longitud son cuadradas entre sí, ha sido empleada casi universalmente. Pero antes de la adopción general del plan de Mercator, muchos navegantes destacados vieron que las Líneas de trazos navegando sobre un globo, era prácticamente una serie de pequeños círculos, y concebían un método muy similar al que ahora se llama el sistema del "gran círculo". Ya en 1495, Sebastian Cabot sugirió la adopción de este método. También fue defendido en 1537 por Numez, y en 1561, y posteriormente por Cortés, Zamarano y otros. Después de permanecer inactivo durante mucho tiempo, el sistema fue reavivado por el Sr. Towson, de Devonport, quien leyó un artículo ante la Society of Arts, en mayo de 1850, y luego presentó sus "tablas para facilitar la práctica de la navegación en círculos". "a los señores Comisionados del Almirantazgo, quienes" ordenaron que se imprimieran para el uso de todos los marineros ".

Muchas personas suponen que las palabras "navegación de gran circulo", simplemente significan que el marinero, en lugar de navegar en línea directa de un lugar a otro, en la misma latitud, toma un camino indirecto hacia el sur o el norte de esta línea directa, donde siendo los grados de longitud más pequeños, la distancia pasada, aunque aparentemente mayor, en realidad es menor. Luego se argumenta falsamente que como "la mayor distancia de recorrido, es el camino más cercano", los grados de longitud deben ser más pequeños y, por lo tanto, la Tierra debe ser un globo terráqueo. Este es otro ejemplo del auto-engaño practicado por muchos de los defensores de la esfericidad. Es realmente doloroso reflexionar sobre la manera en que una hipótesis meramente fantasiosa, ha reducido a sus defensores a la prostitución mental. Es una pobre criatura perdida, que vagamente busca algo, o todo lo que satisfaga sus anhelos, es solo un tipo de vagabundo filosófico, que busca y busca lo que sea que pruebe, o que solo parezca probar su única idea. Su incontrolable anhelo de algo, para confirmar sus nociones, y satisfacer su deseo de ser sabio y grande. El motivo que impulsa a un mayor número de filósofos modernos, no puede ser menor u otro que el amor a la distinción. Si fuera un amor a la verdad, al progreso humano, y al bienestar, examinarían escrupulosamente las premisas sobre las cuales se basan sus teorías. Pero esto, los defensores de la esfericidad y el movimiento de la Tierra, rara vez o nunca lo han hecho. No hay una sola instancia registrada donde incluso se admite la necesidad de hacerlo. De ahí que si bien está prohibido cuestionar las bases, se aprovechan abruptamente de todo lo que ¨da color¨ a sus suposiciones, aunque en muchos casos no son pertinentes, ni lógicamente consistentes. En el caso que tenemos ante nosotros, la contracción o convergencia de los grados de longitud más allá del ecuador no está probada; y nuevamente, si fueran convergentes, no podría haber una pulgada de ganancia en tomar el llamado curso de gran círculo entre dos lugares al este y al oeste entre sí. Que se pruebe el siguiente experimento, como prueba de esta afirmación. En un globo artificial, marque un gran camino circular, entre Ciudad del Cabo y Sydney, o Valparaíso y Ciudad del Cabo. Tome una tira de lámina de plomo, y dóblela a la forma de este camino; y después de hacerlo recto, mida su longitud en comparación con el paralelo de latitud entre los lugares. El resultado satisfará completamente al experimentador de que esta visión de la navegación en gran círculo, es contraria a los principios geométricos conocidos. Estrictamente hablando, no es en absoluto la "navegación de gran circulo" lo que el Sr. Towson, y los Señores del Almirantazgo, han recomendado. Las palabras ¨gran círculo¨, solo se usan en comparación con los círculos pequeños que se describen en la navegación en  vías de rumbos lineales.
"El principio fundamental de este método es el axioma de la geometría esférica, que la distancia más corta entre dos puntos en la superficie de una esfera, se encuentra en la línea de un gran círculo o, en otras palabras, de un círculo que pasa por el centro. de una esfera. Pero los mapas y las gráficas, que son representaciones planas de la superficie de un globo, están necesariamente distorsionadas, y solo son correctas cerca del ecuador, la distorsión aumenta a medida que se acercan los polos; El globo terráqueo es el más corto, está en el gráfico hecho para parecer mucho más largo y al revés. Esto se demostró claramente en la comparación en un gráfico y en un globo del curso entre Van Dieman's Land y Valdivia. en la costa occidental de América del Sur: el curso, que según el gráfico parecía ser una línea recta, cuando se colocaba sobre el globo terráqueo se encontró muy indirecto, mientras que la línea de Gran círculo, cortando los dos puntos, apareció en la tabla como un bucle de gran longitud."
"Mercator y la navegación paralela conducen la nave por una ruta indirecta en comparación con la vía de Gran círculo". En el lenguaje náutico, la navegación en rumbos lineales, que se practicó casi universalmente antes de la reciente introducción de la navegación de Gran círculo, consiste en seguir paralelos en ángulo recto a las líneas meridianas, y como se supone que estas líneas meridianas son convergentes, es evidente que el rumbo de un barco navegado de esa forma, no es el más directo; una gran trayectoria circular es una en ángulos menores a 90° al norte y al sur del meridiano. Si el lector dibuja una serie de líneas de trazo en un mapa del "globo terráqueo", enseguida verá que el curso es indirecto. Pero si dibuja líneas con un ligero ángulo hacia el norte (en el norte), y hacia el sur (en la región sur) hacia las líneas de rumbo mencionadas anteriormente, pronto notará que el rumbo del barco es más directo, y por lo tanto, el marinero en vez de adoptar el llamado método de "Gran círculo", ahorrará tiempo y distancia, pero solo en comparación con la ruta de la línea de rumbo. Este método de ¨Gran círculo¨ no es absolutamente la ruta más corta, ya que la Tierra es plana, los grados de longitud en el sur debe divergir o expandirse, y extenderse a medida que aumenta la latitud, y los paralelos o líneas de latitud deben ser círculos concéntricos con el centro norte. Por lo tanto, en realidad hay un camino aún más corto que la vía de la línea de rumbo, o el curso del ¨Gran círculo¨.

Esto será evidente al intentar el siguiente simple experimento. Coloque una luz, para representar el sol, a una altura de por ejemplo, dos pies en el centro de una mesa redonda. Dibuja líneas desde el centro a la circunferencia para representar líneas meridianas. Marque dos lugares para representar Ciudad del Cabo y Melbourne; ahora tome cualquier objeto pequeño que represente a un barco que navega de uno de estos lugares al otro,al moverlo hacia adelante, manteniendo la luz a la misma altitud durante todo el recorrido se verá la línea de latitud o trayectoria de la nave como un arco de círculo, que prácticamente es una ruta de Gran círculo, mientras que la línea de rumbo y la ruta mayor, se representarían mediante una serie de tangentes a las líneas meridianas entre los dos lugares. La ruta más cercana posible geométricamente es la cuerda (geometría) o línea recta que une los extremos del arco que forma la línea de latitud. Que se dibuje esta línea o cuerda (geometría), y dejemos que todos los argumentos sean superfluos ... la proposición será inmediatamente evidente por sí misma.

Por lo tanto, hemos visto que la navegación de Gran círculo, no es la ruta más corta posible, sino simplemente más corta que otras rutas que en teoría se han sugerido y adoptado; y afirmar que los resultados son confirmatorios o demostrativos sobre la esfericidad de la Tierra, es en el más alto grado ... ilógico.


No es el propósito de este blog explicar en profundidad qué es el gran círculo. Una simple búsqueda en Google le ofrecerá múltiples enlaces en donde ampliar el concepto.  Lo importante para el tratamiento de este título del libro de Rowbotham es saber que el Gran Círculo, denominado también círculo mayor o círculo máximo, es el círculo resultante de una sección realizada a una esfera mediante un plano que pase por su centro y la divida en dos hemisferios; la sección circular obtenida tiene el mismo diámetro que la esfera y que la distancia más corta entre dos puntos de la superficie de una esfera siempre es el arco de círculo máximo que los une.

Veamos este caso: Consideremos la ruta Seattle-Londres. Vista sobre una proyección de Mercator las rutas loxodrómica (línea de rumbo) y ortodrómica (gran círculo). La primera corta todos los meridianos y paralelos en el mismo ángulo, el rumbo es 087 desde la salida hasta la llegada. A simple vista parece la opción más razonable, mientras que la  segunda transcurre a lo largo de una gran curva que se dirige hacia el noreste al principio y constantemente va variando de rumbo hasta terminar dirigiéndose hacia el sureste. Parece mucho más larga, cierto?


Sin embargo, si utilizamos un mapa de la Tierra Plana, la ruta ortodrómica parece cobrar sentido. Ahora resulta ser el camino más corto, mientras la línea de rumbo es la que recorre el camino más largo: 


En la siguiente imagen, podemos ver la misma ruta sobre la esfera:


Y ahora, veamos el mismo camino en Google Maps y comparémosla con la primer imagen. Como puede apreciarse, en ambos casos tenemos la misma ruta


ignifica esto que el mapa de la Tierra plana es el correcto entonces? La respuesta es un gran "NO". Si bien en este caso en particular se aproxima bastante, ya que estamos considerando una ruta cercana a su centro, la cosa cambia mucho cuando nos alejamos de él. Veamos la ruta propuesta para Ciudad del Cabo hasta Melbourne por Rowbotham en su curioso experimento.


El camino nos llevaría desde Ciudad del Cabo hacia el norte, cruzando la mayor parte del continente africano, atravesaría el Mar Rojo, el norte de India, el norte de Vietnam y atravesaría finalmente Australia desde el noroeste hacia el sureste.

En la siguiente imagen, podemos ver esta misma ruta en color verde y la de gran círculo en negro (aproximándose a la Antártida). Obviamente en este caso ya no coinciden como en el primer caso. También podemos ver la línea de rumbo marcada en rojo


Y cómo se vería esta ruta de gran círculo sobre la esfera? Veamos...


Esta ruta, de poco más de 10.300 km, es la que se utiliza en realidad. El gran círculo SIEMPRE es la distancia más corta, tal cosa solo es posible en una esfera.

viernes, 5 de octubre de 2018

Esta foto de la NASA "está mal" (Segunda Parte)

por John Phillips

¡Y nos volvemos a encontrar nuevamente! Esta publicación ya la habíamos predicho, como consecuencia de un artículo que se hizo (Ir a la publicación) sobre las capturas de la EPIC (Earth Polychromatic Imaging Camerade la Tierra y la Luna.


Afloraron las pasiones en los terraplanistas y comentaron de todo, menos sobre lo que trataba el artículo; cosa que no es nueva para nosotros. Pues bien, veamos uno de los comentarios que se dejó en este mismo blog, los otros comentarios se hicieron por diferentes grupos en Facebook.


¡Pues comencemos! En uno de los grupos de Facebook, dejaron lo siguiente como pregunta relacionada al artículo.


Pues claramente se sabe que el plano orbital de la Luna, tiene una inclinación de aproximadamente 5,1 grados, de no ser así, no tendríamos lunas llenas, y tendríamos 12 o 13 eclipses lunares al año, aparentemente, los terraplanistas, que se dicen saber TODO, respecto a la ¨ciencia oficial¨, para ¨refutarla¨, no sabían sobre eso.


En este video, se explica de forma super resumida, ese mismo asunto.


Ahora vamos con ese asunto de que la Luna y la Tierra deben reflejar la luz solar con la misma intensidad, y que la Luna sale muy oscura para ser real. Pues es muy evidente que se siguen saltando datos los terraplanistas, porque este asunto no es uno sobre ¨filtros¨, en la siguiente imagen se representa lo que es el Albedo (Ir al enlace). Las superficies con mayor porcentaje, reflejan mayor radiación solar, mientras que las que tienen poco porcentaje, absorben mayor radiación solar de lo que reflejan. El porcentaje para la nieve fresca es entre unos 0,8 a 0,9 ; lo que significa un porcentaje de radiación solar reflejada entre el 80% al 90%.


Se puede decir que en promedio, el albedo lunar es de unos 0,11 (11%), y el de la Tierra, unos 0,30 (30%). ¿Que quiere decir esto? Quiere decir que la Tierra refleja mucho más radiación solar que la Luna, en otras palabras, brilla más que la Luna, así que no sabemos de donde sacó este individuo, que la Luna y la Tierra, deben reflejar la radiación solar de la misma forma; aparte que me confunde con Álvaro Ingweion, cuando el artículo claramente dice que fui yo (John Phillips) el autor. Claro, no es que me moleste, sino que es gracioso, como desde un mismo principio, esta persona por NO LEER, comete las faltas que comete.


Aquí llegamos al punto en donde fallan gravemente los terraplanistas cuando se trata de sistemas ópticos, especialmente cuando se trata sobre la Exposición o Exposure (Ir al enlace). En la siguiente imagen (que de hecho, no es de connotación racista) pueden ver lo que pasa al usar diferentes niveles de Exposure para ese caso.


Como la Tierra brilla con mayor intensidad que la Luna, si se dejara la Luna con una exposición a donde brille como los ¨grandes genios¨ del terraplanismo esperaban ver, entonces lo que tendríamos es un resultado como el de la derecha.
Pero en fin, en este video que realicé, toco alguno de los otros aspectos que comentaron los terraplanistas, así que; ¡Buena salud para todas y todos!



miércoles, 3 de octubre de 2018

Astronomía Zetética (S. Rowbotham) Capítulo XIV: Estaciones y distancias

Capítulo XIV:  Estaciones y distancias
"La prueba más completa de que la Tierra es un globo consiste en el hecho de que los viajeros sobre su superficie, ya sea por mar o por tierra, siempre encuentran la distancia entre diferentes estaciones, exactamente como concuerdan con las distancias calculadas". ("Lecciones en Astronomía Elemental"; Procurador de la RA, BA, FRAS, 1871.)
La oración anterior es un compuesto de una fábula infantil, y una seguridad injustificada o ignorancia, que, si no fuera que el autor es un escritor ardiente y extenso, pero no cuidadoso ni demasiado escrupuloso, en defensa de la astronomía newtoniana, realmente sería indigno de la crítica. Es una de esas expresiones que indican una determinación desesperada de apoyar una causa en todos los peligros, y sin tener en cuenta ninguna evidencia, pero está de acuerdo con una conclusión inevitable. Tan grande es el número de aquellos que defienden la esfericidad de la tierra, que no dudan en mostrar el mismo espíritu, que es realmente difícil sentir ese respeto por ellos, lo que las personas que simplemente difieren de opinión deben mostrar en todo momento. Sentirse el uno hacia el otro. ¿Qué puede ser más engañoso, ilógico o, más aún, lo contrario? en lugar de decir que "los viajeros siempre encuentran la distancia entre las diferentes estaciones exactamente como concuerdan con las distancias calculadas, y por lo tanto, ¿la tierra es un globo?" Un marinero en el mar, que entra en contacto con nuevas tierras, determina de inmediato la latitud tomando la altitud del sol al mediodía y la longitud del meridiano local en relación con el meridiano en Greenwich. Ni la altitud del sol, ni el tiempo por cronómetro, tiene cualquier conexión lógica con la forma de la tierra.


Es cierto, los elementos relacionados con la suposición de la rotundidad de la tierra pueden mezclarse con el modo de encontrar la latitud y la longitud de la fijación; y cualquiera puede volver a encontrar los lugares fácilmente, navegando hasta que la altitud del sol y el cronómetro sean los mismos que se publicaron por primera vez, cuando, por supuesto, deben haber llegado a la misma posición, ya sea que la Tierra sea un globo o Un plano. Es totalmente erróneo decir que los lugares, ya sea en tierra o mar, se encuentran por cálculo, excepto que cuando ya se han encontrado lugares, y sus latitudes y longitudes están dadas, el cálculo -que es simplemente el uso de fórmulas resultantes de observaciones anteriores- Puede ser usado para encontrarlos de nuevo. Pero, principalmente y esencialmente, los lugares se encuentran por observación, y no por cálculo. Si alguien lee los informes de los principales deportistas y viajeros de diferentes países, encontrará muchos casos en los que el cálculo no concuerda con las observaciones, y donde se han tenido que hacer nuevas observaciones antes de conocer la posición correcta de los lugares en el país. Los mapas podrían ser fijos. En la mayoría de los casos, en los que se ha confiado en el cálculo, incluso cuando se mezcla con cierta cantidad de observación, se han encontrado errores.

(...)

En un "Memorándum del almirante Krusenstern", de la Armada rusa, adjunto a la narrativa del teniente Wilkes, se dan varias discrepancias con respecto a las posiciones verdaderas y se aconseja que, además de los modos ordinarios, se deben tomar "observaciones absolutamente astronómicas". Concluye diciendo: "Con respecto a la costa de América del Sur, Talcahuano, cuya longitud fue determinada por el Capitán Beechy en 72° 56´ 59″ W., me parece un punto bien determinado. El Capitán Duperrey no es de esa opinión, y queda por resolver si la longitud de Talcahuano, o Valparaiso, en 71° 33´ 34 ″ W., merece la preferencia ". Aquí está uno de muchos casos en los que, en un lugar bien frecuentado, existe una diferencia entre las calculadoras náuticas, en cuanto a su posición exacta, de 1° 23´ 25 ", o (suponiendo que la Tierra es un globo) un total de 70 millas terrestres.


Hoy en día a nadie se le ocurriría poner en duda la ubicación exacta de ningún punto sobre la superficie de la tierra. Rowbotham está hablando de la situación del Siglo XIX, cuando la cartografía estaba en pleno desarrollo. Las observaciones de la época estaban afectadas por una infinidad de errores originados en las herramientas disponibles. Un pequeño error en la alineación de un sextante, la utilización de cronómetros que estaban muy lejos de tener la precisión de los actuales. En el puente de un barco en movimiento, los relojes se atrasaban, se adelantaban o se paraban. Con los cambios normales de temperatura que se producían al trasladarse de una región a otra, el aceite lubricante de los relojes se hacía algunas veces más fluido, otras más espeso y los elementos metálicos se dilataban o contraían, con consecuencias desastrosas para la medición del tiempo. Un ascenso o descenso de la presión barométrica, o las sutiles variaciones de la gravedad terrestre entre una latitud y otra, podían también contribuir a que un reloj se atrasara o se adelantara. Puesto que no existía un método práctico para determinar la longitud, los navegantes podían perderse en el mar aunque contaran con los mejores mapas y brújulas de que se disponía. Tampoco debemos subestimar el simple error humano que en la observación o en los cálculos podían provocar que la exactitud de las observaciones fuera deficiente. Hoy contamos con cartografía exacta y nadie desconoce que la exactitud del sistema GPS nos entrega posiciones con apenas unos pocos metros de error.


Tal precisión (necesaria, ya que un error podría llevar a nuestro barco a chocar con algún obstáculo sumergido, por ejemplo) nos permite asegurar que la longitud de Talcahuano es  73° 7′ 19″ W y que la de Valparaíso es 71° 37′ 0″ W. Por supuesto, tal exactitud en la identificación de los puntos nos permite calcular con la misma exactitud las distancias y, por supuesto, el rumbo exacto hasta nuestro destino.

Por otra parte, el conocimiento preciso de las distancias entre diferentes puntos nos permite llegar a la conclusión de que la tierra es esférica, ya que es la única manera de que estas distancias encajen sin contradicciones. Ver el post "El Problema de las distancias", también, este video de solo un minuto y medio.