jueves, 5 de octubre de 2017

Astronomía Zetética (S. Rowbotham) Capítulo XIII

Capítulo XIII: La verdadera posición de la tierra en el universo; formación comparativamente reciente; condición química actual; y acerca de la destrucción por incendio.

Se ha demostrado que la Tierra es un plano cuyo centro de superficie está inmediatamente debajo de la estrella llamada "Polaris", y cuyas extremidades están limitadas por una vasta región de hielo y agua y masas irregulares de tierra, que llevan evidencia de acción y origen plutónico o ardiente.

(...)

Hasta qué punto en la oscuridad y la oscuridad del sur este desierto de tormenta y elementos de lucha se extiende no hay en la actualidad ninguna evidencia. Todo lo que podemos decir es que el hombre, con toda su mayor audacia y poder de resistencia, sólo ha logrado llegar al umbral de esta región inquieta, oscura y prohibitiva del mundo material.

La tierra descansa sobre y dentro de las aguas del "gran abismo". Es una vasta "isla flotante", sustentada por las aguas, y sostenida en su lugar por largas "espuelas" de tierra disparando en las barreras heladas de la circunferencia meridional. Las investigaciones geológicas demuestran que fue originalmente una estructura estratificada, definida y regular en forma y extensión, y que todas las formaciones confusas e irregulares observables en casi todas las partes han resultado de convulsiones internas.

El análisis químico nos demuestra el hecho importante de que la gran masa de la tierra distinta de las aguas, está compuesta de óxidos metálicos, o de metales en combinación con oxígeno, y también de azufre, cloro, carbono y otros elementos. Cuando se toman medios para eliminar el oxígeno, se encuentra que muchas de estas bases metálicas son altamente combustibles. Los experimentos con electricidad y otros poderes sutiles de la naturaleza, hacen obvio que todos los elementos de la tierra estaban originalmente en un estado de solución gaseosa, o disuelto en el gran solvente del mundo material: la electricidad. Que por una súbita abstracción de este gran y universal disolvente, los elementos fueron liberados; y debido a las diferentes afinidades y densidades relativas que se les habían asociado, se produjeron sucesivamente la combinación, la precipitación, la estratificación, la cristalización y la concreción, dando lugar a todas las rocas, minerales, minerales, depósitos, y los estratos, que ahora constituyen el mundo material habitable. Que por la acción de los elementos no preconcebidos o gaseosos, y las fuerzas eléctricas y actínicas libres sobre los gérmenes preexistentes, todas las numerosas formas de vida animal y vegetal fueron puestas en existencia y ahora se mantienen.
"A la profundidad de 50 pies del nivel del mar, la temperatura de la tierra es el mismo invierno y verano ... En la mina de carbón de Killingworth, la temperatura media anual a 400 yardas por debajo de la superficie es de 77 grados Fahrenheit, y a 300. yardas, 70 grados, mientras que en la superficie es solamente 48 grados, siendo cerca de un grado de aumento para cada 15 yardas.Por lo tanto, en 3300 yardas, el calor sería igual al agua hirviendo, teniendo 20 yardas a un grado , Lo que explica el origen de las aguas termales: el calor de las aguas de Bath es de 116 grados, por lo que parecen elevarse desde una profundidad de 1320 yardas.Por experimentos realizados en el Observatorio de París, para determinar el aumento de la temperatura desde la superficie de la tierra hacia el interior, 51 pies, o 17 yardas, corresponden al aumento del termómetro de un grado Fahrenheit.Por lo tanto, la temperatura de ebullición el agua estaría a 8212 pies, o alrededor de una y media millas inglesas, bajo París ". ("Millones de Hechos". Por Sir Richard Phillips)
"La mayor profundidad debajo de la superficie del mar que todavía se ha obtenido es probablemente la de las salinas de Nueva Salzwerk, cerca de Minden, en Prusia. Esto fue de 1993 pies... La temperatura del agua en la parte inferior era 90.8 Fahrenheit, dando un aumento medio de un grado Fahrenheit para cada 53.8 pies." ("Análisis de los Principia de Newton". Por Henry Lord Brougham)
Sir Charles Lyell, en su discurso a la Asociación Británica en Bath, en septiembre de 1864, hablando de aguas termales en general, dijo:
"Un aumento de calor se experimenta siempre que descendemos al interior de la tierra ... La estimación deducida por el Sr. Hopkins de una serie precisa de observaciones hechas en el eje de Monkwearmouth, cerca de Durham, y en el eje de Dukenfield, cerca Manchester, cada uno de ellos de 2.000 pies de profundidad.En estos ejes de la temperatura se encontró a subir a una tasa de 1 grado Fahrenheit para cada aumento de profundidad de 65 a 70 pies.

"Las observaciones hechas por M. Arago, en 1821, de que los pozos artesianos más profundos son los más cálidos, arrojaron gran luz sobre el origen de las aguas termales y sobre el establecimiento de la ley que el calor terrestre aumenta con el aumento de la profundidad. Es un hecho notable, que se ha notado recientemente, que a fines del siglo III San Patricio, probablemente obispo de Partusa, fue llevado a adoptar puntos de vista muy correctos sobre el fenómeno de las aguas termales en Cartago. Al ser preguntado cuál era la causa de que el agua hirviente saliera de la tierra, él respondió: "El fuego se nutre en las nubes, y en el interior de la tierra, como Ætna y otras montañas cerca de Nápoles te pueden enseñar. Las aguas subterráneas se elevan como si fueran sifones. La causa de las aguas termales es la siguiente: Las aguas que están más alejadas del fuego subterráneo son más frías, mientras que las que se elevan cerca del fuego se calientan por él y traen consigo a la superficie que habitamos un grado insoportable de calor. 
(El "Cosmos" de Humboldt)
El profesor Silliman, en el American Journal of Science, dice:
"Al perforar los pozos artesianos de París, la temperatura aumentó a razón de un grado cada 50 pies hacia abajo, y, razonando por causas conocidas, toda la parte interior de la tierra, o al menos una gran parte de ella, es un océano de roca derretida, agitada por vientos violentos.

Los estratos más altos del suelo comparten todas las variaciones de temperatura que dependen de las estaciones, y esta influencia se ejerce a una profundidad que, aunque varía con la latitud, nunca es muy grande, más allá de este punto la temperatura aumenta en proporción a medida que descendemos a mayores profundidades, y ha sido demostrado por numerosos y repetidos experimentos que el aumento de la temperatura es de un promedio de un grado (Fahrenheit) para alrededor de 54,5 pies. De ahí resulta que, a una profundidad de unas 12 millas de la superficie, estaremos al borde de una masa incandescente".
("Caminatas de un naturalista". Por el Sr. de Quatrefages)

"Tan grande es el calor dentro de la tierra, que en Suiza y otros países donde los manantiales de agua son muy profundos, traen a la superficie las cálidas aguas minerales tan usadas para los baños y la medicina para los enfermos, y se dice que si caváramos muy profundamente en la tierra, la temperatura aumentaría a razón de un grado del termómetro para cada 100 pies, de modo que a una profundidad de 7000 pies o una milla y media todo el agua que usted encontró sería hirviendo, y en la profundidad de cerca de 10 millas, todas las rocas se derretirían.

...Un día vendrá cuando esta tierra será quemada por el fuego. Hay fuego, como habéis oído, dentro de él, dispuesto a estallar en cualquier momento... Esta tierra, aunque cubierta todo con una sólida corteza, está en llamas dentro. Su interior se supone que es una masa ardiente de metales fundidos, brillantes, gas ardiente y lava hirviendo... La corteza sólida que cubre este fuego hacia adentro no se supone que sea mucho más que de 9 a 12 millas de espesor. Cada vez que esta corteza se abre o se halla en cualquier lugar, allí se precipitan lava, fuego, rocas fundidas, gases ardientes y cenizas, a veces en tales inundaciones que entierran ciudades enteras. De vez en cuando leemos de la tierra temblando, temblando ya veces abriéndose, y de montañas y pequeñas islas (que son montañas en el mar) siendo arrojadas en un día". ("El cumpleaños del mundo", p. 42. Por el profesor Gaussen. Ginebra)

"La conclusión inevitable es que la distribución general en toda la tierra de las aberturas volcánicas, su similitud de acción y productos, su enorme poder y su inagotable apariencia, su extensión de acción en sus respectivos sitios, la continuidad de sus energías durante incontables años y el incesante arder día y noche, de año en año, de cráteres como Stromboli; y por último la aparente ineficiencia de las circunstancias externas en el control de sus operaciones, las erupciones que ocurren bajo el mar como debajo de la tierra, en la frígida como en la tórrida zona; por estos y muchos fenómenos menos llamativos, debemos buscar una causa grande y general , tan sólo como el calor central de la tierra nos da." ("Ciencias Recreativas", artículo "Volcanes")

"Es un hecho bien comprobado por las investigaciones científicas, que todo el interior de la tierra es una masa de fuego, y lo que llamamos tierra firme no es más que una corteza o cáscara por la cual está incluida esa masa de fuego. Por la acción de este fuego central, la corteza de la tierra se perfora en muchos lugares con grandes conductos que actúan como chimeneas al horno interno, de las cuales se han contado hasta sietecientas, y de estas trescientas están en esto el tiempo en la operación activa, que emite no sólo el humo y el vapor, pero a intervalos las masas de la materia líquida quemada ¿Cuántos más puede haber en las regiones inexploradas de la tierra seca, y cuántos más por debajo de los ciento once millones de millas cuadradas de agua que forman el océano, es imposible decirlo.

"Además de estas salidas regulares, cuyo número y condición están sujetos a cambios constantes -algunos cayendo y dejando de actuar, mientras que otros nuevos se forman en otra parte- la acción del fuego central se manifiesta en el movimiento de balanceo impartido desde el tiempo al tiempo de las grandes porciones de la corteza, que son arrojadas arriba y abajo, por así decir, por las olas enojadas del mar fundido debajo de ellos. En numerosos casos la corteza se rompe por completo, grandes fisuras que se hacen en su superficie, otras veces tramos grandes son tragados literalmente y la superficie se cierra sobre ellos después de su desaparición, o sumergido por el mar que se apresura a cubrir el. vacío que ha sido creado."
("The Quiver", 5 de octubre de 1861)
"La tierra contiene en sí una masa de material calentado; es un cuerpo calentado e incandescente, habitable sólo porque rodeado de una corteza fría, la corteza es para ella una mera cáscara, dentro de la cual los inmensos fuegos internos están bien cerrados - y, sin embargo, no seguramente, a menos que existan tales respiraderos como aquellos a los que aplicamos el término volcanes.Cada volcán es una válvula de seguridad, lista para aliviar la presión desde dentro cuando esa presión se eleva hasta cierto grado de intensidad o servir permanentemente para la fuga de las conflagraciones que, si no se proporciona así, podrían desmenuzar la corteza habitable. ("Ciencias Recreativas", artículo "Volcanes".)
Las investigaciones que se han hecho, y las pruebas que se han reunido, hacen innegable que las partes inferiores e interiores de la tierra están en llamas. De la intensidad de la combustión no se puede formar una idea práctica; es temible más allá de la comparación. (...) 

Así, por los fenómenos relacionados con los terremotos, los submarinos y los volcanes interiores que existen en todas las partes de la tierra, desde las regiones heladas hasta las tropicales, los manantiales calientes y hirviendo, las fuentes de barro y vapor, los lagos de azufre ardiente y otros sustancias, chorros y explosiones de gases destructivos combustibles, el estrangulamiento y las amenazas de fuego de nuestras minas de carbón, que a unas pocas millas por debajo de la superficie de la tierra existe una extensa región de combustión; un vasto y ardiente valle que se extiende en todas las direcciones a miles de kilómetros: y la intensidad y el poder de la acción química y eléctrica que se desarrolla en esta casi ilimitado horno subterráneo son totalmente indescriptibles, y no se puede comparar con nada dentro de la gama de la experiencia humana. Esta condición de la tierra está representada en el diagrama 69, suponiendo que se cortó a través del centro de toda su longitud, N, el centro norte, SS, el nivel del mar usual, y las figuras 1, 2, 3, 4, 5, 6, que representan los cráteres volcánicos.

Fig.69
Habiendo demostrado que la tierra es una masa flotante grande e irregular, que tiene dentro de ella una vasta región de fuego ardiendo con una ferocidad e intensidad absolutamente inconmensurables, debemos investigar ahora respecto a su posición en relación con el resto del Universo.

PRIMERO. La tierra flota sobre las aguas del "gran abismo".
Que así flota se concluye del hecho de que está rodeado de agua, en la que fluctúa; y que si se limitaba en extensión, el agua no podía rodearla sin recogerla también debajo. Si no se limita en extensión, entonces se extiende hacia abajo para siempre. Si es así, no podría fluctuar en una masa limitada de agua. Fluctúa, por lo tanto flota, y por lo tanto debe haber "aguas bajo la tierra".

SEGUNDO. ¿Qué apoya las aguas?

Si las aguas tienen una extensión limitada, debe haber algo debajo de ellas; si no se limitan en extensión, entonces se extienden hacia abajo para siempre. Entonces, de hecho, el "gran profundo" sería el "poderoso profundo", el "insondable profundo", el "gran abismo de las aguas", las "profundidades ilimitadas"; y la investigación adicional sería inútil, porque la tierra simplemente flota en la superficie de la ilimitada profundidad insondable. Es de hecho y literalmente "Fundada en los mares, y Establecida en las inundaciones".

Así como en la actualidad no aprendemos nada con respecto a la extensión lateral del sur; sólo sabemos que la helada, la tormenta y la oscuridad destruyen el progreso de los navegantes más atrevidos, de modo que somos incapaces, por indagación directa, de saber nada acerca de la extensión descendente del "gran abismo". ¿Se extiende hacia el sur y hacia abajo hasta el infinito ? ¿Es, de hecho, un mundo poderoso, infinito de aguas, un acuoso "mundo sin fin"? ¿O es "la nube su vestidura, y la espesa oscuridad es su faja?"

Podemos, con ventaja y satisfacción, tratar de saber lo que a primera vista puede parecer imposible. El proceso zetético nunca nos fallará si podemos juntar los hechos suficientes para formar, por decirlo así, un lugar de apoyo para la palanca de la investigación y de la inducción lógica. Los siguientes hechos nos ayudarán a una respuesta:

I. El agua de mar se compone de cloruros de sodio, potasio y magnesio; carbonatos de cal y magnesia; sulfatos de cal, magnesia y potasa; bromuros y yoduros de sodio, etc., etc.

II. Inmensos volúmenes de hidrógeno sulfurado abundan en muchas partes del océano, extendiéndose por cientos de kilómetros, que no pueden ser rastreados por causas locales.

III. El agua más próxima a las capas de mares diferentes contiene más materia salina que la de la superficie.

IV. El agua de mar abierto no está saturada con ingredientes salinos.

V. El cloro, el azufre, el yodo y el bromo, que se encuentran en combinación con la magnesia, el potasio, la sosa, la cal, etc., no se encuentran, salvo en simples trazas, en nuestra atmósfera ni en estado libre en los compuestos la tierra se forma, ni en ninguna medida en los numerosos elementos detectados en el sol y las estrellas por el hermoso y delicado proceso de análisis de espectro; por lo tanto, nos vemos obligados a buscar su fuente, no en las luminarias de nuestro firmamento , ni en las regiones superiores, medias o inferiores del aire, ni en el mar mismo: los compuestos sólo de estos elementos entran en la composición de agua de mar.

VI. La unión de cloro, azufre, yodo y bromo con el oxígeno, el hidrógeno, el sodio, el potasio, el magnesio y el calcio, constituiría necesariamente una intensa acción pirogénica o ardiente.

VII. Tal acción no se encuentra en la atmósfera ni en la tierra, ni siquiera en la combustión volcánica que existe en casi todas sus partes, ni en el mar. No está arriba, ni sobre, ni dentro, pero todavía existe. ¿Dónde? Arriba, sobre, dentro y debajo, todo lo que puede existir; pero puesto que no está arriba, ni sobre, ni dentro, abajo sólo queda. Por lo tanto, existe debajo de las profundidades más bajas del gran estrato de aguas que constituyen los "cimientos de la tierra". Este terrible mundo subacuático de fuego, que actúa sobre la superficie inferior del agua, descompone o separa sus elementos, fijando su oxígeno, y liberando su hidrógeno, que sosteniendo en solución azufre y otros elementos, formando hidrógeno sulfurado, impregna las aguas y muchas partes del mundo escapan a la atmósfera, convirtiendo así vastas regiones, de otro modo fértiles y agradables, inadecuadas para la habitación del hombre.

VIII. Cuando la acción química es tan intensa como para constituir la combustión, es repulsiva para los compuestos acuosos, el agua a granel no puede entrar en contacto directo con ella: se producirá descomposición parcial y volatilización. Y así, por debajo del océano, debe haber un estrato de vapor acuoso, y de oxígeno e hidrógeno, que contienen en disolución y combinación los elementos que intentan unir y que luego se encuentran en combinación y se disuelven como constituyentes de la agua de mar ordinaria .

Un experimento simple transmitirá una idea de la forma de la suspensión del mar sobre una región de fuego elemental. Llenar parcialmente un tubo de vidrio largo con agua e invertir el extremo abierto sobre un fuego intenso; el agua caerá por el tubo, pero cuando se aproxima al fuego se convertirá en vapor y se lanzará hacia arriba, donde volverá a condensarse, volver a descender y volver a volatilizarse, mientras continúe el experimento. Siempre habrá un espacio, entre el estrato superior de agua y el fuego, lleno de vapor acuoso.

Otra ilustración es proporcionada por los grandes hornos de fundición en acción durante la lluvia. Las gotas de lluvia, nieve o granizo, cuando se acercan al fuego de repente se evaporan, con fuertes sonidos explosivos, y son devueltos en forma de vapor; o si, debido a que la lluvia es inusualmente pesada, cualquier parte de ella llega a las llamas, se descompone rápidamente, y sus elementos, sus gases de oxígeno y de hidrógeno, en lugar de disminuir, aumentan considerablemente la intensidad de la combustión.

Durante una gran conflagración también se observa a menudo que un pequeño suministro de agua en lugar de extinguir el fuego es en parte expulsado como vapor y en parte descompuesto, y, como es bien conocido por los bomberos, su oxígeno e hidrógeno aumentan la combustión.

Si estamos ansiosos de investigar la naturaleza de la región sobre la tierra, encontramos evidencia suficiente para forzarnos a conclusiones definidas. A medida que ascendemos encontramos la atmósfera cada vez más atenuada, la disminución calórica y el frío aumentando rápidamente; la humedad disminuyendo gradualmente y predominando la sequedad absoluta; el sonido se vuelve más intenso, y mientras ascendemos más y más la electricidad positiva es cada vez más abundante.

Como no hay calor ni humedad, todo permanece en un estado de conservación, la descomposición y la decadencia no pueden tener lugar. La electricidad cada vez más imperante, todos los cuerpos a gran altitud son imponderables; y como el sol y otras luminarias están eliminando constantemente elementos metálicos y otros en un estado de solución eléctrica, es evidente que todo objeto de las regiones superiores, con excepción de las condiciones peculiares, debe brillar con luz eléctrica multicolor, como lo demuestran los espectros metálicos, y las estrellas variables y brillantes que brillan tan bellamente en cada parte del firmamento.

(...)

Como el sol y la luna, así como los cometas y las estrellas de todo tipo, pueden ser probados por procesos trigonométricos directos, estar a unos pocos cientos de kilómetros de la superficie terrestre y, como hemos visto, en tal región los cuerpos deben ser sin gravedad autoluminosa y autosostenible; no podemos abstenernos de preguntar "¿Qué tan lejos sobre la tierra, y lateralmente, se extiende tal región?" Así también en referencia a la región del fuego debajo de la tierra y del océano, la misma pregunta debe imponerse. La única respuesta, sin embargo, que se puede dar aquí es que, mientras que la región anterior puede y debe, para todo lo que el hombre puede demostrar al contrario, se extienden hacia arriba y lateralmente sin fin; por lo que la región debe extenderse hacia abajo y lateralmente ad infinitum. ¿Puede la tierra y el frío exterior y exterior del frío y de la oscuridad estirarse para siempre como un diafragma interminable entre los mundos que se extienden infinitamente por encima y por debajo?

La posición real de la tierra en el universo, tal como ha evolucionado el proceso de investigación zetético, se representa en el siguiente diagrama, fig. 70.

Fig. 70
Si no fuera que este trabajo es confesamente astronómico y filosófico, se podría demostrar aquí que muy por encima del sol, la luna y las estrellas, y más allá de la región de las sutilezas eléctricas, magnéticas y otras sutilezas activas, hay una fuente, un infinito conservatorio de realidades, tanto más sutiles que las entidades eléctricas y magnéticas, como son estos elementos sólidos de la tierra; y de la cual el hombre recibe todo lo que lo hace mejor que un demonio, y le permite y ayuda a una existencia divina, mientras que debajo del concreto mundo de la tierra y del agua, existe una región de descomposición ardiente y de destrucción, y de donde se originan realidades - sutilezas más sutiles que elementos gaseosos y eléctricos, que contaminan y arruinan la gran masa de la humanidad. El autor está inexpresablemente apesadumbrado de dejar este tema poderoso subdesarrollado en las páginas de esta obra. Se ha entrado en una disquisición científica, y que los hombres científicos en general han permitido que se hunden en la idea de que la ciencia y la filosofía sólo tienen que ver con los elementos muertos y pobres del mundo, y que todas las investigaciones sobre la naturaleza y fuente de la vivificación, el ennoblecimiento y el perfeccionamiento de las sutilezas, que se puede probar que existen, no son más que los dictados de la superstición, él no seguirá el tema más allá de estas páginas por lo menos, los críticos científicos que temen el advenimiento de la verdadera y vivificante filosofía debe acusarlo de inconsistencia o digresión injustificable.

Habiendo demostrado que esta tierra no es más que un escenario, una plataforma de elementos concretos, precipitados y ponderables entre el infinito por encima y el infinito por debajo, exige el sujeto, y es incompleta sin una investigación sobre su posible y probable duración. Que su origen es comparativamente reciente, es deducible del hecho de que todos sus elementos constituyentes están en un estado secundario, es decir, expulsados ​​de la solución en la sutileza omnipresente que hemos acordado llamar electricidad; y que los procesos de precipitación, concreción y estratificación deben haber sido necesariamente rápidos y simétricos, y todas las condiciones confusas ahora visibles para nosotros rápidamente después y después de cambios anormales, es evidente por la manera en que podemos imitar experimentalmente tales cambios al instar a las fuerzas eléctricas y químicas con las que cada filósofo es o debería estar familiarizado. La lentitud comparativa del crecimiento, el desarrollo y el cambio de las condiciones elementales que ahora existen no es para guiarnos en nuestros juicios sobre la intensidad de las fuerzas y los procesos del pasado.

Cuando consideramos la composición de la tierra y sus fundamentos acuosos, que es una vasta estructura de óxidos metálicos, sulfuros y cloruros, mezclados con inmensos estratos de compuestos de carbono e hidrógeno; y que, como ya hemos demostrado, una gran porción de las partes inferiores de la tierra está en un estado incandescente fundido, la tierra misma un plano extendido, descansando en y sobre las aguas del "gran profundo", perfectamente comparable a un un buque grande o un buque flotante anclado, con su bodega o compartimientos inferiores debajo de la línea de agua llena de materiales ardientes, nuestro conocimiento de la naturaleza y acción del fuego no nos permite entender de qué manera se puede impedir que la combustión se extienda cuando se sabe que estos materiales en combustión están rodeados de sustancias altamente inflamables. Donde quiera que un incendio está rodeado de materiales heterogéneos -algunos muy combustibles y otros parcialmente o indirectamente- no es posible, en el curso normal de la naturaleza, permanecer continuamente en la misma condición, ni disminuir en extensión e intensidad, debe necesariamente aumentar y extenderse. Que este es el caso es corroborado por muchos fenómenos. El total de la acción volcánica es mayor que nunca, ya que el hombre comenzó a observar y registrar sus observaciones.

(...)

Que el fuego en la tierra está aumentando es evidente; y que está rodeado de materiales inflamables es materia de certeza. Los cientos de millones de toneladas de carbón que se sabe que existen en Inglaterra, América, India, China, Japón, Australia, Nueva Zelanda y muchas otras partes de la tierra, las vastas cantidades de turba, césped, aceites minerales, alquitrán, brezo, asfalto, betún, petróleo, los carbones que se encuentran en todas las direcciones, y la mayor parte de estos compuestos de carbono combustibles existentes muy por debajo de la superficie de la tierra, pruban esta condición para existir. Los volúmenes inmensos de carbono en combinación con el hidrógeno y con el oxígeno, formando ácido carbónico, óxido carbónico y gases de hidrógeno carburados que escapan durante la acción volcánica, demuestran también que estos compuestos de carbono ya están en un estado de combustión intensa.

A medida que el fuego aumenta poco a poco y se arrastran hacia los miles de kilómetros de vetas y estratos llenos de combustible carbonoso, no es posible, a menos que el "curso de la naturaleza" sea detenido por alguna interferencia especial , para que la tierra permanezca en su presente condición concreta. El día no está muy lejano, ni siquiera ahora, en cualquier momento, algún súbito revuelo convulsivo del glaciar ardiente abajo, hasta que alcanza y desnuda algunos de los lechos inferiores de hidrocarburos, que "se sumergen" en varios ángulos del general estratos, pueden incendiarlos. Las llamas se extenderían rápidamente; y la ardiente acción corre a lo largo de las diversas e innumerables venas de materia combustible que se ramifican en todas direcciones en toda la tierra.

Si esta acción comienza una vez, sabiendo que las rocas, los minerales y los constituyentes generales de la tierra son sólo óxidos de bases inflamables o de sustancias directamente combustibles, y que las afinidades de éstos se alteran en gran medida en presencia de cuerpos altamente resistentes, calentado carbón e hidrógeno, vemos claramente que tal acción química o fuego aumentaría rápidamente en intensidad, y se precipitaría ferozmente en todas direcciones, hasta que toda la tierra, con todo lo que entrara en su composición y permaneciendo en ella y dentro de ella, perecería, se descompondría y volatilizarse, e irrumpir en una vasta e incalculable conflagración aniquiladora; los elementos con calor ardiente disolviéndose nuevamente en el gran medio solvente, la electricidad, para permanecer hasta que algún mandato creativo libere, y nuevamente precipiten y estratificen para la formación de otro mundo, tal vez menos discordante y más duradero que el presente.

Que las personas que flotan en la superficie del mar, en una balsa de gran fuerza y ​​espesor es cierto, pero no es prueba contra la furia de las olas. La única diferencia es que el mar en el que estamos flotando es un mar de fuego líquido, los elementos fundidos de la sustancia principal de la tierra.

Como en capítulos anteriores, Rowbotham inicia su capítulo con "Se ha demostrado que..."

Falso. No ha demostrado nada. Sus conjeturas no son prueba de nada. En este capítulo en particular parece inclinarse especialmente sobre una base religiosa. Aparece sin ambigüedades la expresión "existencia divina" y una vez más se muestra consternado por ni siquiera poder ofrecer una de sus absurdas hipótesis para explicar ciertos aspectos de la  cuestión.

Fuego bajo la tierra?
En general, debemos darle el crédito respecto a que la tierra flota sobre un mar ardiente, pero no es fuego lo que subyace bajo la corteza terrestre, No existe el oxígeno necesario para provocar combustión en el sentido en que él lo entendía, sino que el calor terrestre es la suma de procesos físicos y químicos que tienen lugar de forma diferenciada en su interior.

A continuación se describen los diversos procesos que originan el calor de la Tierra, considerando la parte del interior del planeta donde tienen lugar.
  • Calor latente de cristalización: límite entre el núcleo interno y el núcleo externo. El núcleo interno se halla en estado sólido mientras que el núcleo externo es líquido. En el núcleo externo se dan reacciones de cristalización de forma continuada; estas reacciones de son exotérmicas y por tanto desprenden calor. Este calor se denomina calor latente de cristalización.
  • Gravitación: La gravedad ejerce una fuerza de compressión hacia el centro del planeta, y en el proceso de contracción de la masa terrestre se genera calentamiento por fricción.
  • Calor remanente de la formación del planeta: Se trata del calor, aún presente, producto de las colisiones entre los residuos estelares del disco protoplanetario que dio origen a la Tierra.
  •  Calor cinético o de rozamiento: entre el núcleo externo y el manto terrestre. Es la energía en forma de calor que se libera como consecuencia del rozamiento producido por la distinta respuesta del núcleo externo y el manto ante los campos de fuerza de la Luna y el Sol (fuerzas de marea).
  • Reacciones fisicoquímicas exotérmicas: manto terrestre. Las elevadas presiones y la alta temperatura provocan que los minerales sean inestables y se produzcan cambios de fases continuos, que a su vez generan energía en forma de calor.
  • Descomposición radiogénica de isótopos: corteza y manto. Las rocas que forman la litosfera (compuesta por la corteza y la parte superior del manto), son ricas en minerales que contienen elementos radioactivos como los isótopos 235U, 238U, 232Th y 40K. Las reacciones de descomposición de estos isótopos son exotérmicas. La descomposición radiogénica de isótopos es el proceso que aporta más calor a la superficie de la Tierra. Hay que tener presente que la temperatura de la Tierra aumenta hacia el interior desde una media global en superficie de 15 ºC hasta más de 5000 ºC en el núcleo interno.

Los elementos químicos
Rowbotham afirma que los elementos químicos como el cloro, el azufre, el yodo y el bromo no se encuentran en la atmósfera ni pueden crearse, ni tampoco se los ha detectado con la espectroscopía en el sol ni en las estrellas.

La razón de ello, es que las estrellas están compuestas mayormente por hidrógeno y helio. 

Para poder entender por qué existen tantos elementos y con la finalidad de explicar el patrón de la abundancia de cada uno de ellos, debemos examinar de manera breve la teoría del origen del Universo que cuenta con mayor aceptación. Se trata de la teoría del “big bang”, es decir gran explosión, la cual supone que el Universo comenzó en un solo punto. Aproximadamente un segundo después de que el Universo comenzó a existir, la temperatura habría descendido a alrededor de 1010 K, punto en el cual podían existir protones y neutrones. Durante los tres minutos siguientes se formaron núcleos de hidrógeno 1, hidrógeno 2, helio 3, helio 4, berilio 7 y litio 7 (el número que sigue al nombre del elemento, hace referencia al número de masa, es decir, la suma de los protones y los neutrones de ese isótopo). Al cabo de esos tres primeros minutos, el Universo se habría expandido y enfriado hasta el punto en que ya no podían ocurrir reacciones de fusión nuclear. Es este punto, al igual que sucede en la actualidad, la mayor parte del Universo consistía en hidrógeno 1 y un poco de helio 4.

En virtud de los efectos gravitatorios, los átomos se concentraron en pequeños volúmenes de espacio; de hecho, la compresión tuvo la intensidad suficiente como para causar reacciones nucleares exotérmicas. A estos volúmenes de espacio les llamamos estrellas. En ellas, los núcleos de hidrógeno se fusionan para dar más núcleos de helio 4. Alrededor del 10 por ciento del helio que existe en el Universo actual procede de la fusión de hidrógeno en el interior de las estrellas. A medida que las estrellas más grandes envejecen, la acumulación de helio 4 y el colapso gravitatorio adicional hacen que los núcleos de helio se combinen para formar berilio 8, carbono 12 y oxígeno 16. Al mismo tiempo se destruyen los frágiles núcleos de helio 3, berilio 7 y litio 7. En la gran parte de las estrellas, el oxígeno 16 y cantidades ínfimas de neón 20, son los elementos más grandes que se producen, es decir, de número atómico más alto. Sin embargo, la temperatura de las estrellas de masa muy grande aumenta hasta un máximo de 109 K, y su densidad se incrementa hasta alrededor de 106 g.cm-3. En estas condiciones se puede vencer la grandísima repulsión entre las elevadas cargas positivas de los núcleos de carbono y de oxígeno, situación que da origen a la formación de todos los elementos hasta el hierro. Pero, sin embargo, el hierro es el límite porque, más allá de él, la síntesis (fusión) es endotérmica, no exotérmica.

Cuando los elementos de mayor masa se han acumulado en el núcleo de la estrella y la energía proviene de las síntesis nucleares ya no equilibra las enormes fuerzas gravitatorias, se produce un colapso catastrófico. Esto puede ocurrir en tan sólo unos pocos segundos. Es durante el breve intervalo de tiempo que dura la explosión, que vemos como una supernova, que existe energía suficiente para la formación de núcleos atómicos grandes (de más de 26 protones) en reacciones nucleares endotérmicas. Todos los elementos de las supernovas que ocurrieron en los primeros tiempos del Universo se han dispersado por doquier. Éstos son los elementos de los que se compone nuestro sistema solar y, de hecho, nosotros mismos.

El fin de la tierra
Es casi seguro que la tierra será reducida a cenizas, pero la causa no tendrá relación con los fuegos subterráneos como lo propone Rowbotham, sino que vendrá del cielo.

Mientras que la cantidad de hidrógeno disponible es grande, la vida de la estrella transcurre apaciblemente. El Sol, en este momento, se encuentra en esa fase de su existencia. Pero nada dura para siempre, y el combustible estelar tarde o temprano se termina. Cuando una estrella comienza a agotar su reserva de hidrógeno, el helio formado a lo largo de millones de años comienza a interferir en el proceso. Incluso puede darse el caso de que las reacciones termonucleares se detengan. Los físicos llaman a este proceso “envenenamiento por helio”. Esto hace que la cantidad de energía que se produce en su interior descienda abruptamente, por lo que la presión original que la mantenía “de pie” disminuye a niveles -comparativamente hablando- casi ridículos. La estrella se contrae por los efectos gravitatorios, y su temperatura aumenta. En ese momento el Sol dejará de ser una bestia mansa que nos proporciona luz y calor para convertirse en algo bastante más peligroso. Alrededor del núcleo de helio caliente y denso comienza a quemarse el hidrógeno restante, pero en “capas” cada vez más externas. Como resultado, la estrella comienza un nuevo proceso de expansión. Si bien su núcleo se mantiene muy caliente, las capas exteriores se van enfriando y su color comienza a virar hacia el rojo. Dentro de unos cinco mil millones de años, el Sol atravesará esta etapa y se convertirá en una gigante roja.

Lamentablemente no se trata solo de un pequeño cambio estético o de color. El Sol aumentará tanto su tamaño que sobrepasará las órbitas de Mercurio (con seguridad) y de Venus (muy probablemente). Esos dos planetas del Sistema Solar serán historia al acabar dentro del Sol. Por supuesto, en la Tierra ya no habrá nadie para que “disfrute” del espectáculo porque mucho tiempo antes, unos 800 millones de años a partir de hoy, el progresivo aumento en la temperatura del Sol habrá hecho que nuestro planeta tenga temperaturas medias de unos 150 grados Celsius. Finalmente, en unos 7 mil millones de años, días más o menos, el Sol finalmente engullirá a la Tierra y la Luna. 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comentarios soeces, insultos, amenazas, etc. Serán rechazados. Tienes libertad para publicar, pero no debes desperdiciarla.

Comentarios anónimos podrán ser publicados pero no serán respondidos.