lunes, 6 de noviembre de 2017

Astronomía Zetética (S. Rowbotham) Capítulo XIV - Cómo se circunnavega la tierra?

Capítulo XIV: Examen de las llamadas "pruebas" de la esfericidad terrestre

Cómo se circunnavegó la tierra?
Se supone que otra "prueba" de la rotundidad de la tierra se encuentra en el hecho de que los marinos navegando continuamente hacia el este o hacia el oeste, regresan al punto de partido desde la dirección opuesta. Esto se llama "la cirunnavegación del globo". Aquí, de nuevo, se trata de una suposición, a saber, que en un globo terráqueo solo un barco puede continuar navegando hacia el este y regresar a casa desde el oeste, y viceversa. Pero cuando se entienda el proceso o método adoptado, se verá que un plano puede ser tan fácilmente navegado como una esfera.

En el siguiente diagrama, fig. 86, N representa el. centro norte, cerca de la cual se encuentra el "polo magnético".

Fig. 86
Entonces las varias flechas marcadas A-S, apuntan hacia el norte; y las marcados E-W, son todas del este y oeste. Del diagrama se desprende que A-S son direcciones absolutas, norte y sur; pero que E-W, este y oeste, son solo relativas, es decir, son direcciones en ángulo recto respecto del norte y el sur. Si no fuera así, tomando la línea N-A-S, como representación del meridiano de Greenwich, y W-E, en ese meridiano como este y oeste, al moverse hacia el oeste hasta el meridiano 3-4-N, es evidente que un buque representado por la flecha 1-2, estaría en ángulo con el meridiano 3-4-N mucho mayor que 90 grados, y si continuara navegando en la misma línea recta 2-1-5, se alejaría cada vez más del centro N y, por lo tanto, nunca podría completar el camino concéntrico con N. Este y oeste, sin embargo, son direcciones relativas al norte y al sur. Por lo tanto, un marino que llegue al meridiano 3-4-N, debe necesariamente corregir el rumbo de su embarcación en la dirección indicada por la flecha 6-7, y así continuar manteniendo la proa del buque cuadrada a la brújula, o en ángulo recto con el norte y el sur, finalmente llegará a los 90 grados del meridiano desde N-A-S,completado un círculo .

Por lo tanto, es evidente que navegando hacia el oeste, o en una dirección cuadrada a la brújula, al pasar de un meridiano a otro, el camino debe necesariamente ser un arco de círculo. La serie de arcos al completar un pasaje de 360 ​​grados forma una trayectoria circular concéntrica con el polo magnético, y necesariamente, en una superficie plana, trae la nave a su punto de origen desde el este; y, por el contrario, navegando hacia el este, el barco no puede hacer otra cosa que regresar del oeste.

Se verá una muy buena ilustración de la circunnavegación de un plano tomando una mesa redonda y fijando un alfiler en el centro para representar el polo magnético. A este pin central, conecte una cuerda estirada a cualquier distancia hacia el borde de la mesa. Esta cadena puede representar el meridiano de Greenwich, extendiéndose hacia el norte y hacia el sur. Si ahora se coloca un lápiz u otro objeto a lo ancho, o en ángulo recto con la cuerda, a cualquier distancia entre el centro y la circunferencia de la mesa, representará una embarcación que se mantendrá hacia el este y el oeste. Ahora mueva el lápiz y la cuerda juntos en cualquier dirección, y se verá que al mantener el vaso (o lápiz) en escuadra con la cuerda, necesariamente debe describir un círculo alrededor del centro magnético y regresar al punto de partida en el dirección opuesta a aquella en la que navegó por primera vez.

Si se tiene en cuenta lo que realmente se entiende por navegar hacia el este o hacia el oeste, que prácticamente no es ni más ni menos que mantener el rumbo de un barco en ángulo recto con los diferentes meridianos sobre los que navega, no puede haber dificultad en entender cómo es que el camino de un circunnavegador es la circunferencia de un círculo, cuyo radio es la latitud o la distancia del barco desde el centro de un plano. Pero si, además de esto, se consideran los principales hechos relacionados con el tema, se verá que la circunnavegación de un globo por la brújula de los marineros es una imposibilidad. Por ejemplo, se sabe que la "aguja de inmersión" es horizontal o sin "inmersión" en el ecuador; y que el "chapuzón" aumenta al navegar de norte a sur: y es mayor en el centro magnético.

La fig. 87, representa una aguja de inmersión en el "ecuador" de un globo. Una simple inspección del diagrama es suficiente para demostrar que la aguja C no puede ser horizontal, y al mismo tiempo apuntando hacia el polo norte N. Si un barco navega hacia el este o hacia el oeste en el ecuador donde la brújula es horizontal, es Es evidente que su extremo norte o sur describiría un círculo en los cielos igual en magnitud a la circunferencia de la tierra en el ecuador, como se muestra por D-E-F.

Fig. 87
Si cualquier objeto pequeño para representar un barco se coloca en el ecuador de un globo artificial y se mantiene en ángulo recto con las líneas meridianas, se verá de inmediato que no puede ser distinto a lo indicado anteriormente; y que los dos hechos que la brújula siempre señala hacia el polo y, sin embargo, en el ecuador se encuentra sin inclinación, posiblemente no pueden coexistir en un globo terráqueo. Coexisten en la naturaleza, y están bien comprobados y se ha demostrado fácilmente que lo hacen, por lo tanto, la Tierra no puede ser un globo terráqueo. Ellos pueden coexistir en un plano con una región del norte o central: lo hacen fuera de toda duda.

Por lo tanto, más allá de toda duda, la Tierra es un plano. Hasta ahora, por el hecho de que un barco que navega hacia el oeste que llega a casa desde el este, y viceversa, sea una prueba de la rotundidad de la tierra, es simplemente un resultado consistente y dependiente de que sea un plano. Aquellos que sostienen que es un globo terráqueo porque ha sido circunnavegado, tienen un argumento que es lógicamente incompleto y falaz. Esto se verá de una vez cuando se coloque en la forma silogística:

Un globo solo puede ser circunnavegado. 
La tierra ha sido circunnavegada. 
Ergo --La ​​tierra es un globo.

Se ha demostrado que un plano puede ser circunnavegado y, por lo tanto, la primera o mayor proposición es falsa; y siendo así, la conclusión es igualmente falsa.

Esta parte del sujeto proporciona un ejemplo sorprendente de la necesidad de probar en todo momento una proposición mediante evidencia directa e independiente; en lugar de citar un resultado dado como una prueba de lo que antes solo se suponía. Pero una teoría no admitirá este método; y por lo tanto, el proceso Zetético -indagación antes de la conclusión- es el único curso que puede conducir a la verdad inalterable simple. Quien crea o defiende una teoría, reclama o adopta un monstruo que tarde o temprano lo traicionará y lo esclavizará, y lo volverá ridículo a los ojos de los observadores prácticos.


Pérdida de tiempo en la navegación hacia el oeste
El Capitán Sir JC Ross, en la p. 132 de sus "Viajes Antárticos", dice: -
"25 de noviembre. Habiendo navegado hacia el este ganó 12 horas, se hizo necesario, al cruzar el grado 180º, y entrar en longitud oeste, para que nuestro tiempo se corresponda con el de Inglaterra, tener dos días seguidos del mismo la fecha, y por este medio perder el tiempo que habíamos ganado, y todavía estábamos ganando mientras navegábamos hacia el este!"
El ganar y perder tiempo navegando "alrededor del mundo" al este y al oeste, generalmente se conoce como otra prueba de la rotundidad de la tierra. Pero es igualmente falaz como el argumento extraído de la circunnavegación, y por la misma causa, a saber, la suposición de que en un globo solo ocurrirá tal resultado. Se verá por referencia al siguiente diagrama, fig. 88, que tal efecto debe surgir igualmente en un plano como en un globo.

Fig. 88
V, representa un buque en el meridiano de Greenwich V-N; y listo para comenzar un viaje hacia el este; y S, representa el sol moviéndose en dirección opuesta, o hacia el oeste. Es evidente que el barco y el sol están en el mismo meridiano en un día determinado; si la nave estuviera inmóvil, el sol giraría en la dirección de las flechas y volvería a encontrarse con ella en 24 horas. Pero si, durante las siguientes 24 horas, el barco ha navegado a la posición X, digamos 45 grados de longitud hacia el este, el sol en su curso se encontraría con él tres horas antes que antes, o en 21 horas, porque 15 grados de longitud corresponde a una hora de tiempo. Por lo tanto, se ganarían tres horas. Al día siguiente, mientras el sol da la vuelta, el buque habrá llegado a Y, encontrándose con 6 horas antes de lo que lo hubiera hecho si se hubiera quedado en V, y, de la misma manera, continuando su curso hacia el este, el barco finalmente encontraría el sol en Z, doce horas antes que si hubiera permanecido en V; y así pasar sucesivamente sobre los arcos 1, 2 y 3, a V, o al punto de partida, 24 horas, o un día se habrá ganado. Pero sucede lo contrario si el barco navega en la dirección opuesta. El sol tiene que dar la vuelta al meridiano de Greenwich V-S-N, en 24 horas, y la nave que tiene en ese momento se movió a la posición fig. 3, tendrá que adelantar al barco en esa posición, y por lo tanto será tres horas más para alcanzarlo. De esta forma, el sol está cada vez más atrás del meridiano de la nave a medida que avanza día tras día en su curso hacia el oeste, de modo que al completar la circunnavegación, el tiempo del barco es un día posterior al tiempo solar, y desde el meridiano de Greenwich.


Este pasaje del libro de Rowbotham puede ser dividido en tres partes. En la primera, argumenta con un razonamiento bastante lógico, que e una tierra plana podría hacerse el viaje de circunnavegación, todo lo que dice sería verdad en una tierra plana, pero...

Lo que omite, deliberadamente o por ignorancia, es que un viaje de circunnavegación realizado sobre el hemisferio norte sería mucho más corto que uno hecho sobre el hemisferio sur, como se desprende fácilmente al ver el siguiente esquema:


No solo es más largo, sino que es MUCHO más largo... por lo tanto, debería llevar mucho más tiempo. Si tal cosa fuera verdad, estoy seguro de que Rowbotham no la habría omitido.

Sin embargo no es así. En realidad las dos posibilidades marcadas en el diagrama precedente tienen el mismo largo. Ambas están sobre las latitudes 60º, norte y sur.

Este tema ya ha se ha discutido en el post correspondiente al tratamiento de la Refutación 27 a las "30 Pruebas de que la tierra es Plana" (Oliver Ibáñez), y el post "El caso Lisa Blair" por lo que invitamos al lector a seguir los enlaces sugeridos para obtener mayores precisiones sobre este tema.

En la segunda parte, asegura que el hecho de que la aguja siempre esté paralela a la superficie es evidencia de la tierra plana, ya que en el caso de ser esférica, la aguja de la brújula debería apuntar hacia abajo para señalar el polo.

Este es un muy grave error de concepto. En primer lugar, debemos señalar que el polo no es un punto que se encuentre sobre la superficie terrestre, sino en el centro de la tierra. Lo que una brújula hace, no es indicar la dirección al polo norte, sino orientarse en el sentido de las líneas de fuerza del campo magnético. Lo que hace es alinearse con las líneas de fuerza del campo magnético. Si acercáramos una brújula a un imán, este sería el resultado:


Y, siendo la tierra un enorme imán, sus líneas de fuerza se comportan como las del imán del diagrama anterior


Esto también ya ha sido tratado anteriormente, por lo que se sugiere visitar el post "Refutaciones 106 a 109 a las "200 Pruebas de que la tierra no es una esfera que gira" para más detalles.

La tercera parte, la "Pérdida de tiempo en la navegación hacia el oeste" está referida a lo que en el libro "La vuelta al mundo en 80 días" de Julio Verne le permitió ganar la apuesta a P. Fogg. En un principio el creyó haber dado la vuelta al mundo en 81 días, ya que vio esa cantidad de amaneceres, pero al haber viajado hacia el este, iba ganando una hora por cada 15 grados de longitud que superaba. Así, al llegar a Londres había ganado 24 horas, llegando un día "antes" de lo que debía ser según las cuentas que llevaba. de haber viajado en sentido contrario, habría visto sólo 79 amaneceres, pero en Londres habrían pasado los 80 días.

En realidad, esta parte no reviste ningún interés a nuestros propósitos, ya que esta condición se cumple igualmente en una tierra esférica o en una plana.
-

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comentarios soeces, insultos, amenazas, etc. Serán rechazados. Tienes libertad para publicar, pero no debes desperdiciarla.

Comentarios anónimos podrán ser publicados pero no serán respondidos.