lunes, 31 de julio de 2017

Astronomía Zetética (S. Rowbotham) Capítulo VI

Capítulo VI: El movimiento del sol, concéntrico con el centro polar

Como se ha demostrado que la tierra está fija, el movimiento del sol es una realidad visible. Si se observa desde cualquier latitud unos pocos grados al norte de la línea llamada "Trópico de Cáncer", y se verá que describe un arco de círculo. El siguiente experimento simple será interesante, ya que demuestra el hecho de que el camino del sol es concéntrico con el centro de la superficie de la tierra. Deje que el observador tome su posición, media hora antes del amanecer (en el mes de junio, o cualquiera de los meses de verano será mejor que el invierno, ya que los resultados serán más llamativos), en el extremo de del viejo o el nuevo muelle en Brighton, en Sussex. Que dibuje una línea hacia el norte y hacia el sur; Y una segunda línea hacia el este y el oeste, a través de la primera. Ahora de pie con la espalda hacia el norte. Estando así en su puesto y listo para la observación, que observe cuidadosamente la primera aparición del sol sobre el horizonte; Y verá que el punto donde se observa por primera vez el sol es considerablemente al norte del este, o la línea trazada en ángulo recto al norte y al sur. Si continúa observando el progreso del sol hasta el mediodía, será visto ascender en una curva hacia el sur hasta llegar al meridiano; Y desde allí descender en una curva occidental hasta llegar al horizonte, y fijarse considerablemente al norte del oeste debido, como se muestra en el siguiente diagrama, Fig. 59.


Un objeto que se mueve en un arco de círculo, y vuelve a un punto determinado en un tiempo determinado, como el sol hace al meridiano, debe, por necesidad, haber completado un camino circular en las veinticuatro horas que constituyen un día solar. Para poner el asunto sin lugar a dudas, las observaciones de los navegantes árticos pueden ser referidas. El capitán Parry y varios de sus oficiales, en tierras altas ascendentes cerca del círculo ártico, vieron varias veces, durante veinticuatro horas, el sol describiendo un círculo en el horizonte meridional
Muy pocos de nosotros habíamos visto el sol a la medianoche, y esta noche que pasó a ser particularmente claro, su disco rojo ancho, curiosamente distorsionado por la refracción, y barriendo majestuosamente a lo largo del horizonte del norte, era un objeto de grandeza imponente, que remachó a La cubierta de algunos de nuestros tripulantes, que tal vez habría visto con indiferencia el efecto menos imponente de los icebergs.Los rayos eran demasiado oblicuo para iluminar más de las irregularidades de los témpanos, y cayendo así parcialmente sobre las formas grotescas, bien asumidas realmente por el hielo, o distorsionadas por la desigual refracción de la atmósfera, traicionaron así la imaginación, que no requirió gran esfuerzo de fantasía para rastrear en varias direcciones, Edificios arquitectónicos, grutas y cuevas, aquí y allá, brillantes como si fueran metales preciosos.


El benemérito "doctor" Samuel Rowbotham comienza el capítulo VI del libro haciendo hincapié en que ya está "demostrado" no solo la planitud de la tierra sino también su inmovilidad, así que pasa directamente al asunto del movimiento del sol. Por alguna razón que únicamente él conocía, parece que el lugar más apropiado para observar la trayectoria del sol a lo largo del día está en Brighton.

Comencemos por ver qué es lo que vio y que lo convenció de que el sol gira alrededor del polo norte...


Con el permiso del Dr. Rowbotham y aplicando su mismo estilo, diremos que estando cabalmente demostrada la esfericidad terrestre y su rotación,  todo su modelo carece de sentido.

De todas maneras, por un momento vamos a darle algo de crédito y asumiremos que la tierra es plana. Es maravilloso ver cómo ha explicado con solo un par de párrafos el movimiento del sol... aunque hay algunos puntos que no explica satisfactoriamente. Es una pena que no se haya explayado un poco sobre estas extrañas particularidades ...
  • Por alguna misteriosa razón, el sol, a lo largo del año, varía su trayectoria ubicándose en algún punto sobre el área delimitada por los trópicos. Qué es lo que provoca ese extraño comportamiento? De hecho, en el Capítulo VII, reconoce que no tiene ni la menor idea...
  • Más extraño todavía, nadie puede dejar de notar que al moverse sobre el trópico de Capricornio o cerca de él, no puede viajar a la misma velocidad a la que lo hace cuando se encuentra cerca del trópico de Cáncer. En su viaje desde el primero hacia el segundo debe ir frenando uniformemente para cumplir con su trayectoria en el tiempo exacto de 24 horas. Posteriormente, una vez alcanzado el trópico de Cáncer, comenzar a acelerar constantemente para mantener su ritmo de giro hasta alcanzar el trópico de Capricornio y reiniciar el proceso. Raro, no? Es lamentable que no haya hecho ni siquiera una mención a este punto.
Menciona el sol de medianoche en el Ártico, pero ignora convenientemente que ese mismo fenómeno puede verse en el hemisferio sur. Durante el verano austral, puede verse 24 horas de luz solar en la Antártida, y sin necesidad de irse hasta allí, puede disfrutarse de hasta más de 17 horas diarias de luz solar en las ciudades ubicadas en el extremo sur de Sudamérica, tales como Ushuaia en Argentina.


Esto provoca un muy extraño patrón en el mapa terraplano, al considerar el área iluminada por el sol muy difícil de conciliar con la idea de una tierra plana


Tan extraordinarios fenómenos, en cambio, resultan todos sencillamente explicados en una tierra esférica

Para ver más sobre estos apasionantes misterios:

1 comentario:

  1. Lo malo del modelo del movimiento solar en la Tierra plana no es que exista el Sol de medianoche en el hemisferio sur, lo malo es que el Sol de medianoche debería existir en toda la Tierra, incluido Brighton.

    Si realmente se hubiese creído los cálculos que hizo en el capítulo anterior, debería haber dado un paso más, y con la altura del Sol observada, y con el movimiento aproximadamente circular durante un día, podría haber calculado donde debería verse el Sol a medianoche en Brighton, y haber concluido que debería ser perfectamente visible durante las 24h, al igual que fue capaz de verlo el capitán Parry por encima del círculo polar ártico, y como eso no ocurre en Brighton, debería haber concluido que la Tierra no puede ser plana, pero por desgracia obtuvo la conclusión contraria.

    El hecho de que deje para el final la salida y la puesta del Sol, cuando es por lo que debería haber empezado, no deja lugar a dudas sobre lo que comentaba en el capítulo anterior, está claro que ni él mismo cree en sus teorías.

    ResponderEliminar

Comentarios soeces, insultos, amenazas, etc. Serán rechazados. Tienes libertad para publicar, pero no debes desperdiciarla.

Comentarios anónimos podrán ser publicados pero no serán respondidos.