lunes, 24 de julio de 2017

Astronomía Zetética (S. Rowbotham) Capítulo IV

Capítulo IV: La verdadera forma y magnitud de la Tierra 

Los hechos y experimentos ya adelantados hacen innegable que la superficie de todas las aguas de la tierra es horizontal; Y que, por irregular que sea el contorno superior de la tierra misma, toda la masa, la tierra y el agua juntos constituyen un PLANO CIRCULAR INMENSO E INMÓVIL.

Si viajamos por tierra o por mar, desde cualquier parte de la tierra en dirección a cualquier línea meridiana, y hacia la estrella central del norte llamada "Polaris", llegamos a un mismo lugar, una región de hielo, donde la estrella que ha sido nuestra guía, está directamente encima de nosotros, o vertical a nuestra posición. Esta región es realmente EL CENTRO DE LA TIERRA; y las observaciones recientes parecen demostrar que es un vasto mar de casi mil millas de diámetro, y rodeado por una gran pared o barrera de hielo, de ochenta a cien millas de ancho. Si de esta región central trazamos el contorno de las tierras que se proyectan o irradian de él y cuya superficie está por encima del agua, encontramos que la forma actual de la tierra o "tierra seca", a diferencia de las aguas del gran océano, es una masa irregular de cabos, bahías e islas, que terminan en en grandes riscos o promontorios, proyectándose principalmente hacia el sur o, al menos, en una dirección alejada del gran centro septentrional.

Si ahora navegamos con nuestras espaldas continuamente hacia esta estrella central, "Polaris", o el centro de la superficie terrestre, llegaremos a otra región de hielo. En cualquier meridiano que naveguemos, manteniendo el centro septentrional detrás de nosotros, nos verifican en nuestro progreso por grandes y elevados acantilados de hielo. Si nos volvemos a la derecha o a la izquierda de nuestro meridiano, estas barreras heladas nos rodean durante todo nuestro pasaje. Por lo tanto, hemos encontrado que hay un gran mar que fluye y desciende en el centro de la tierra; con una pared límite de hielo, con casi cien millas de espesor y tres mil millas de circunferencia. Que saltan o se proyectan desde esta pared helada, se extienden hacia el sur masas irregulares de tierra, donde un desolado desorden de aguas turbulentas rodea los continentes, y es ella misma arrastrada por vastas correas y paquetes de hielo, limitada por inmensas barreras congeladas, cuya profundidad y extensión laterales son totalmente desconocidas:
"La tempestad desenfrenada del santuario de la naturaleza, el límite insuperable levantado para guardar sus misterios del ojo del hombre profano."
La superficie de la tierra está representada por el diagrama, Fig. 54 , y una vista en sección en la fig. 55 . N, el mar abierto central, II, la pared circular o barrera de hielo, L, L, L, las masas de tierra que tienden hacia el sur, W, WW, las "aguas de las grandes profundidades", SS, S, el límite meridional de hielo y DDD, la oscuridad exterior, en la que el mundo material se pierde ante la percepción humana.

Fig. 54 Diagrama de la Superficie de la tierra
Fig. 55  Vista seccionada de la superficie de la  tierra
Hasta dónde se extiende el hielo; cómo termina; y lo que existe más allá, son preguntas que ninguna experiencia humana presente puede responder. Todo lo que sabemos actualmente es que la nieve y el granizo, los vientos aullantes y las tormentas y huracanes indescriptibles prevalecen. Y que en cada dirección "la entrada humana está atrancada por escarpas no selladas de hielo perpetuo", extendiéndose más allá de lo que el ojo o el telescopio pueden penetrar y perderse en la penumbra y oscuridad.

La extensión o magnitud superficial de la tierra desde el centro septentrional hasta la circunferencia meridional, sólo puede indicarse aproximadamente. Para este propósito bastará con la siguiente evidencia. Al establecer el Cable Atlántico desde el buque de vapor Great Eastern, en 1866, la distancia de Valencia, en la costa suroeste de Irlanda, a la Bahía de la Trinidad en Terranova, se encontró a 1665 millas. La Longitud de Valencia es 10° 30'W; la de La Bahía de la Trinidad 53° 30'W. La diferencia de longitud entre los dos lugares es de 43°, y la distancia total alrededor de la tierra se divide en 360°. Por lo tanto, si se determina que 43° son 1665 millas náuticas, o 1942 millas terrestres, 360° serán 13,939 náuticas, o 16,262 millas terrestres; Después tomando la proporción del radio a la circunferencia, tenemos 2200 millas náuticas, o 2556 millas terrestres como la distancia real de Valencia.

Otra, y una manera muy hermosa y exacta de determinar la circunferencia de la tierra es la siguiente:

La diferencia de longitud entre Heart's Content Station, Newfoundland, y la de Valencia, o en otras palabras, entre los puntos extremos del Atlántico; (El Cable), se ha comprobado por el Sr. Gould, agrimensor de costa del gobierno de Estados Unidos, a 2 horas, 51 minutos y 56,5 segundos".

El sol pasa sobre la tierra y vuelve al mismo punto en 24 horas. Si en 2 horas, 51 minutos y 56.5 segundos, pasa desde el meridiano del extremo del cable en Valencia  hasta donde termina en Heart's Content, a una distancia de 1942 millas terrestres, ¿cuanto viajará en 24 horas? Al hacer el cálculo, la respuesta es 16.265 millas terrestres. Este resultado es sólo tres millas de distancia mayor que la obtenida por el primer proceso.

Una vez más en el Boston Post, para el 30 de octubre de 1856, el Teniente Maury da lo siguiente como las distancias correctas, en millas geográficas, a través del Atlántico por las diversas rutas (navegación en circulo).


Si tomamos la distancia (brindada en la tabla anterior) entre Liverpool y Nueva York como 3360 millas terrestres, y calculamos como en el último caso, encontramos un resultado casi similar, teniendo en cuenta el desvío alrededor del sur o el norte de Irlanda.

"La diferencia de tiempo entre Londres y Nueva York que el uso del cable eléctrico hace una cuestión de alguna consecuencia, ha sido posteriormente comprobado de nuevo. Son 4 horas, 55 minutos, 18.95 segundos."

Los resultados de estos varios métodos son tan parecidos que la distancia de 16.262 millas terrestres puede considerarse seguramente como la circunferencia aproximada de la Tierra en la latitud de Valencia.

Si la distancia entre Valencia al Cabo de Buena Esperanza, o al Cabo de Hornos, hubiera sido alguna vez medida actualmente, y no calculada, la circunferencia de la tierra en estos puntos podría, por supuesto, ser fácilmente comprobada. No podemos admitir como prueba la longitud calculada de un grado de latitud, porque esta es una cantidad relacionada con la teoría de la esfericidad de la tierra; que ha demostrado ser falsa. Por lo tanto, debemos tomar distancias conocidas entre lugares muy al sur de Valencia, donde la latitud y la longitud también han sido cuidadosamente observadas. En el Almanaque australiano de 1871, página 126, la distancia de Auckland (Nueva Zelanda), a Sydney, se da como 1315 millas náuticas, que es igual a 1534 millas terrestres. En la página 118 del almanaque australiano para 1859, el capitán Stokes, del HMS Acheron, comunica la latitud de Auckland como 36°50'05"S, y longitud 174°50'40"E; Latitud de Sydney, 33°51'45"S., y longitud 151°16'15"E. La diferencia de longitud, o distancia de tiempo, es 23°34'25", calculando como en el caso de Valencia a Terranova, encontramos que como 23°34'25" representa 1534 millas terrestres, 360° dará 23.400 millas estatales como la circunferencia de la tierra a la latitud de Sydney, Auckland y el Cabo de Buena Esperanza. Por lo tanto el radio o la distancia desde el centro del norte a los lugares antedichos es, en números redondos, 3720 millas estatales. Calculando de la misma manera, encontramos que desde Sydney hasta el Cabo de Buena Esperanza hay 8600 millas terrestres.

Los cálculos anteriores reciben una marcada corroboración de la experiencia práctica de los marineros. El autor ha sido dicho muchas veces por los capitanes de los barcos que navegan la región meridional, eso de Cape Town a Port Jackson en Australia, la distancia no es menos de 9000 millas; y de Port Jackson al cabo Horn, 9500 millas. Pero como muchos no están dispuestos a dar crédito a tales declaraciones, la siguiente cita será útil, y constituirá prueba suficiente de la verdad de los cálculos anteriores:
"El barco de vapor de Gran Bretaña ha llegado, habiendo hecho uno de los mejores viajes de regreso que se han realizado, es decir, 86 días, sólo de los cuales 72 fueron empleados en el vapor, y los restantes 14 días se explica que fueron por las detenciones. Dejó Melbourne el 6 de enero y llegó a la bahía de Simón el 10 de febrero o 35 días, luego se dirigió a Ciudad del Cabo, de donde navegó el 20 de febrero, y luego fue detenido durante cuatro días en San Miguel y Vigo. La distancia en que se usó vapor por el registro fueron 14.688 millas, que por los 72 días, da un promedio de 204 millas por día." 
Si multiplicamos la velocidad media de la navegación por los treinta y cinco días ocupados en lel recorrido entre Melbourne y la bahía de San Simón (cerca del cabo de Buena Esperanza), encontramos que la distancia es de 7140 millas náuticas, de Melbourne a Sydney es de 6 grados de Longitud más al este, o alrededor de S40 millas náuticas. Por lo tanto 7140 agregados a 340 dan 7480 millas náuticas, iguales a 8726 millas terrestres; Que es 126 millas por encima de la distancia dada más arriba

El siguiente extracto aporta pruebas adicionales sobre este importante punto:
"Cada navegante (dice el Dublín Express), compartirá el orgullo con el cual, un corresponsal relata una explotación brillante, y creemos, sin precedentes, que acaba de ser realizada por un pequeño yate de tan sólo 25 toneladas, Que no es un extraño a las aguas de la Bahía de Dublín. La gallarda embarcación salió de Liverpool para las antípodas, y llegó a salvo en Sydney después de un espléndido recorrido, realizando toda la distancia de 16.000 millas en 130 días. Motivos de exultación razonable, no más como una prueba de la habilidad náutica de nuestros aficionados, que por su espíritu aventurero, arroja a la sombra las hazañas más atrevidas de los escaladores alpinos".
La distancia desde Melbourne al Cabo de Buena Esperanza es de 7140 millas náuticas, como lo demuestra el registro de la Gran Bretaña , y como la distancia total de Melbourne a Liverpool fue de 14.688 millas náuticas, resulta que deduciendo 7140 de 14.688, el paso del Cabo de Buena Esperanza a Liverpool era 7548 millas náuticas. Si tomamos esta distancia de las 16.000 millas, que el el yate arriba mencionado navegó a Sydney, tenemos como la distancia entre el Cabo de Buena Esperanza y Sydney, 8452 millas náuticas, o 9860 millas terrestres.

En una carta de Adelaida que apareció en Leeds Mercury el 20 de abril de 1867, hablando de ciertas dificultades comerciales que habían existido allí, ocurre el siguiente paso incidental:
"Justo cuando se concluía nuestra cosecha, llegaron las primeras noticias de la escasez anticipada de panes en casa." Los tiempos eran tan desesperadamente aburridos, el dinero era tan escaso y la operación de transportar trigo a una distancia de 14000 millas tan peligrosa, que durante mucho tiempo la noticia no tuvo efecto práctico ".
De Inglaterra a Adelaida se dice aquí que hay 14.000 millas náuticas, o 16.333 millas terrestres; y como la diferencia de longitud entre Adelaida y Sidney es de 23 grados, igual a 1534 millas terrestres, encontramos que de Inglaterra a Sidney la distancia es de 17.867 millas terrestres. Tomando de esto las 7548 millas náuticas, o 8806 millas terrestres, tenemos nuevamente 9061 millas terrestres como la distancia entre el Cabo de Buena Esperanza y Sydney.

De los hechos precedentes es evidente que la circunferencia de la tierra, a la distancia del cabo de la buena esperanza del centro polar, no es menos en números redondos que 23400 millas. Por lo tanto, el radio o la distancia en una línea directa desde el centro polar a Ciudad del Cabo, a Sydney, a Auckland en Nueva Zelanda, ya todos los lugares en el mismo arco, es cerca de 3720 millas estatales. Y como la distancia desde el centro polar a Valencia en Irlanda se muestra a 2556 millas estatales, la distancia directa de Valencia a Ciudad del Cabo es 1164 Millas terrestres Si alguna vez se demuestra por la medida directa real ser más que esta distancia, entonces la distancia de Ciudad del Cabo a Sydney debe ser más de 8600 millas terrestres. Es un tema que debe mantenerse abierto para la rectificación. Lo que ya se ha dado en las páginas anteriores puede considerarse como las distancias mínimas aproximadas .

Habiendo visto que el diámetro de la superficie de la tierra, tomando la distancia de Auckland en Nueva Zelanda, a Sydney, y desde allí al Cabo de Buena Esperanza, como un arco de referencia es 7440 millas estatales; Podemos preguntarnos hasta qué punto es, desde cualquiera de los lugares mencionados, hasta el gran cinturón de hielo que rodea los océanos meridionales. Aunque las grandes islas de hielo y los icebergs se encuentran a menudo con unos pocos grados más allá del Cabo de Hornos, lo que se puede llamar las sólidas murallas de hielo parecen estar tan al sur como 78 grados. En un documento leído por Locke ante la Real Sociedad de Dublín, el viernes 19 de noviembre de 1860, e impreso en el diario de esa Sociedad, se presenta un mapa, que representa los descubrimientos antárticos, en los que se traza una "ruta de exploración propuesta por el capitán Maury, USN"; y que en el tercer párrafo dice:
"Solicito atención al diagrama No. 1, representando un trazado aproximado del supuesto continente antártico, y mostrando la vía del barco de vapor, unos doce días desde el puerto de Philip, la principal estación naval de los mares australes, hasta algún punto de desembarque disponible a la ensenada o al barranco, bajo la sombra de la costa precipitada ".
El recorrido del barco de vapor se da en este mapa como una línea punteada, curvandose hacia el este de 150 grados a 180 grados de longitud y de Puerto Felipe a 78 grados latitud sur. Si tomamos la cuerda de tal arco, encontraremos que la distancia directa de Puerto Felipe a 78 grados sur sería aproximadamente nueve días por vela, o diez días de Sydney. Ningún barco a vapor ordinario navegaría en tales latitudes, más de 150 millas terrestres al día; Por lo tanto, diez veces 150 serían 1500 millas; que sumado al radio anteriormente establecido en Sydney, haría que el radio total de la tierra, desde el centro septentrional hasta la circunferencia austral más lejana conocida, fuera de 5224 millas terrestres. Así, a partir de datos puramente prácticos, dejando de lado todas las teorías, se comprueba que el diámetro de la tierra, de las montañas de Ross, o de las montañas volcánicas de las cuales el Monte Erebus es el jefe, hasta el mismo radio de distancia en el lado opuesto del Centro norte, es más de 10.400 millas; y la circunferencia 52.800 millas terrestres.


Como puede verse en el texto, su método de medida es bastante impreciso, llegando a estimar las distancias en función del tiempo que le llevaba recorrer tales trechos a barcos que navegaban a vela, según el capricho del viento y las corrientes, y lo hace suponiendo que lo hacían en línea perfectamente recta. Tal cosa no es verificable de modo alguno. Tal método para calcular las distancias es completamente inaceptable en nuestros días. Tal vez entonces, pero no en el siglo XXI, cuando conocemos con precisión las distancias entre dos puntos.


Con esta tan cuestionable manera de calcular las distancias, afirma que la distancia entre Melbourne y el Cabo de Buena Esperanza es de 7140 millas náuticas, o sea 13.323 km, cuando la realidad es de 10.314 km. El error en esta medida es de nada menos que un 29%. Casi una tercera parte en exceso.


La posición de Melbourne es 37°49'50"S, 144°57'48"E. y la del Cabo de Buena esperanza es 34°21'31"S 18°28'22"E. En beneficio de la sencillez, despreciaremos el desvío producido por los tres grados en la latitud. La diferencia en la longitud será entonces de 126º29', que convertiremos a 126,54 grados en notación decimal.

Rowbotham afirma que la distancia de Melbourne al Cabo de Buena Esperanza es de 7140 millas náuticas (2), lo que equivale a 13.223 kilómetros.  Eso significa que si dividimos esa distancia por los 126,54 grados, nos arroja un resultado de unos 104,5 km por cada grado. Si lo multiplicamos por 360 obtenemos que la circunferencia terrestre en esa latitud es de 37.619 km

Si vemos el siguiente esquema, notaremos inmediatamente que la distancia entre Galway y Terranova (1) anunciada por Rowbotham (ver la tabla por él preparada más arriba) luce ridículamente pequeña en comparación a la que separa a Melbourne del Cabo de Buena Esperanza, que es tres veces mayor. En el mapa TP sin embargo, parece ser unas 10 veces mayor. Ese único aspecto de la cuestión debería ser suficiente para descartar todo su planteo.



Otro punto a señalar es que, incluso con sus propias medidas, la circunferencia resultante (2+3) resulta ser 2425 km menor que la circunferencia ecuatorial, lo que no tiene sentido en una tierra plana, aunque sí en una tierra esférica.

Comparemos ahora en el diagrama (1) y (4). Según el autor, mientras que la distancia entre Terranova (1) y la costa irlandesa es de 3246 km, le distancia entre el Polo Norte y el monte Erebus (4) es de 8405 km, unas dos y media veces mayor, sin embargo, en el mapa TP la línea (4) tiene más de seis veces el largo de (1)

No está de más indicar que la circunferencia terrestre, alrededor del paralelo 75º32'S donde se encuentra el Monte Erebus, mide solo 8653 km; un valor muy alejado de los 84.955 km calculados por Samuel Rowbotham.

En resumidas, entendemos que S.Rowbotham ha sido el único tierraplanista en intentar dar las “medidas de la tierra plana”, la circunferencia del “último anillo antártico” (latitud 90 sur), que sería el limite visible, puesto que según el mismo dice no se puede ver más desde la latitud 90 sur porque, “más allá de lo que el ojo o el telescopio pueden penetrar y perderse en la penumbra y oscuridad”, seguido del “radio” usando cualquier meridiano, hasta llegar al centro del mapa o como él le dice, el centro septentrional. Es claro que este señor usa nuestra proyección acimutal equidistante polar del globo, pero afirmado que la Tierra es físicamente de esa forma e introduce grandísimos errores como ya quedó demostrado más arriba. La proyección presenta grandes distorsiones en los ángulos, partiendo desde el mismo centro y progresivamente distorsiona más y más según se aleja de este centro, por lo que se necesita la referencia del diapasón de escala (ver imagen de abajo), información que se suministra en esas proyecciones, pero dato echado a la basura por S. Rowbotham, porque según el mismo dijo: “No podemos admitir como prueba la longitud calculada de un grado de latitud, porque esta es una cantidad relacionada con la teoría de la esfericidad de la tierra”.


Rowbotham dibujó su propia proyección acimutal equidistante de una forma bastante imprecisa, una gran diferencia observamos en la proyección acimutal equidistante polar de Gleason, patentada en 1892. En la siguientes imágenes, comparamos el intento pobre de S. Rowbotham de hacer una de estas proyecciones y la de Gleason.

Proyección de S. Rowbotham, coloreada por J.Phillips



Agradecimientos:
John Phillips, traducción del original en inglés y parte del material

Erick Pastén, asesoramiento s/trigonometría esférica

3 comentarios:

  1. Tierra Plana ... Cada vez que lo digo me da mas y ms verguenza ajena por la gente que cree algo así.

    La ignorancia no es mala, siempre que el ignorante acepte su condición y desee aprender...Aquí en cambio tenemos ignorantes que quieren permanecer en la estupidez y revolcarse en ella.

    ResponderEliminar
  2. ...DE TODOS MODOS, NO SE MUEVE Y ES PLANA!

    ResponderEliminar

Comentarios soeces, insultos, amenazas, etc. Serán rechazados. Tienes libertad para publicar, pero no debes desperdiciarla.

Comentarios anónimos podrán ser publicados pero no serán respondidos.