miércoles, 21 de junio de 2017

Astronomía Zetética (S. Rowbotham) Capítulo III: Experimentos 1 y 2

La Tierra no tiene un eje inclinado ni movimiento orbital.

Experimentos 1-2:
Si se deja caer una pelota desde el mástil de un buque en reposo, golpeará la cubierta al pie del mástil. Si se intenta el mismo experimento con un barco en movimiento, seguirá el mismo resultado; Porque en este último caso la bola es accionada simultáneamente por dos fuerzas perpendiculares entre sí, una, el impulso que le da el barco en movimiento en la dirección de su propio movimiento, y la otra, la fuerza de la gravedad, cuya dirección está en ángulo recto con la del momento. La bola que actúa sobre las dos fuerzas juntas no irá en la dirección de ninguna de las dos, sino que tomará una trayectoria diagonal, como se muestra en el siguiente diagrama, Fig.46

Fig. 46
La bola que pasa de A a C, por la fuerza de la gravedad, y que en el momento de su liberación, recibió un impulso. Desde el barco en movimiento en la dirección A-B, por la acción conjunta de las dos fuerzas A-B y A-C, tomará la dirección A-D, cayendo en D, tal como habría caído en C, Si el buque permanecía en reposo.

Se argumenta por aquellos que sostienen que la tierra es un globo giratorio, que si una pelota se deja caer desde la boca de una mina profunda, que llegue al fondo en una dirección aparentemente vertical, lo mismo que lo haría si la tierra fuese inmóvil. De la misma manera, y de la misma causa, se dice que si una bola se deja caer desde la parte superior de una torre, caerá en la base. Admitiendo el hecho de que un balón cayese en una mina, o dejar caer desde una torre alta y llega al fondo en una dirección paralela al lado de cualquiera, no significa  que la tierra se mueva. Sólo se deduce que la tierra podría moverse, y sin embargo permitir este resultado. Es cierto que tal resultado se produciría en una Tierra estacionaria; y es matemáticamente demostrable que también ocurriría en una Tierra giratoria; pero la cuestión de movimiento o no movimiento no se decide. No se da ninguna prueba de que la bola cae en vertical o en una dirección diagonal. Por lo tanto, carece lógicamente de valor. Hay que comenzar la investigación con un experimento que no implique una suposición o una ambigüedad, pero que decida si tiene realmente o no existe movimiento. Es cierto, entonces, que la trayectoria de una pelota, que se produjo desde el mástil de un buque estacionario será vertical. También es cierto que, si deja caer en una mina profunda, o desde la parte superior de una torre, sobre una Tierra estacionaria, serán verticales. Es igualmente cierto que, si cayese desde el mástil de una nave en movimiento, el movimiento sería diagonal; por lo que también en caso de que la tierra se moviese, el movimiento sería diagonal. Y como una cuestión de necesidad, lo que sigue en un caso seguiría en cualquier otro caso, si, en cada una, las condiciones fueran las mismas. Ahora dejaremos  que el experimento que se muestra en la fig. 46 sea modificado de la siguiente manera:

Dejemos que la pelota sea lanzada hacia arriba desde el mástil de un barco estacionario, y caerá de nuevo al mástil y luego hasta la base del mástil. El mismo resultado se produciría si la pelota se lanza hacia arriba de la boca de una mina, o la parte superior de una torre, en una Tierra estacionaria. Ahora ponga el barco en movimiento , y deje que la pelota se lance hacia arriba . Será, como en el primer ejemplo, una conjunción  de los dos movimientos: el A-C hacia arriba o vertical, y el horizontal, A-B, como se muestra en la Fig. 47;

Fig. 47
Debido a que los dos movimientos actúan conjuntamente, el balón se llevará a la dirección diagonal, A-D. En el momento en que la pelota ha llegado a D, el barco se habrá alcanzado la posición, B; y ahora, como se han utilizado las dos fuerzas, el balón comenzará a caer, por la fuerza de gravedad solamente, en la dirección vertical, D-B-H; pero durante su caída hacia H, el barco se habrá pasado a la posición S, dejando la pelota en H, a una determinada distancia detrás de él.

El mismo resultado se observó en lanzar una pelota hacia arriba desde un vagón de tren, cuando está en movimiento rápido, como se muestra en el siguiente diagrama;

Fig. 48
Mientras el vagón pasa  de A a B, la pelota lanzada hacia arriba, desde A hacia la posición D; pero durante el tiempo de su caída desde D a B, el carro habrá avanzado a S, dejando la bola detrás en B, como en el caso de la nave en el último experimento.

El mismo fenómeno se podría observar en un circo, durante la realización de un truco malabarista a caballo, si no fuera porque las bolas empleadas se tiran hacia adelante, más o menos, de acuerdo a la rapidez del movimiento del caballo. El malabarista de pie en el anillo, en el suelo sólido, lanza sus bolas como verticalmente como le sea posible, y vuelven a su lado; pero cuando esta en la parte posterior de un caballo que se mueve rápidamente, debe lanzar las bolas en posición vertical, antes de caer de nuevo a sus manos, el caballo le habría tomado por adelantado, y el conjunto caería al suelo detrás de él. Es lo mismo si el malabarista  saltase desde la parte posterior de un caballo en movimiento. El malabarista debe arrojarse en cierto angulo hacia adelante. Si salta directamente hacia arriba, el caballo va a ir por debajo de él, y el caería detrás del mismo

De este modo se puede demostrar que, en todos los casos en que se lanza una pelota hacia arriba de un objeto que se mueve en ángulo recto a su paso, esa bola se caerá en un  lugar detrás del punto de donde fue arrojada; y la distancia a la que se queda atrás depende del tiempo que la pelota ha estado en el aire. Como este es el resultado en todos los casos en el experimento es cuidadosamente y especialmente realizado, el mismo resultado se daría  si una bola fuese disparada  desde cualquier punto sobre una tierra que gira. La causas o condiciones de funcionamiento es el mismo, el mismo efecto seguiría necesariamente.

El experimento mostrado en la fig. 49, demuestra, sin embargo, que estas causas, o condiciones, o el movimiento de la tierra, no existen.

Fig. 49
Un sólido cañón de hierro fundido se colocó con la boca del cañón hacia arriba. Fue alineado cuidadosamente con una plomada, de manera que su verdadera dirección vertical fuera asegurada; y la recámara de la pistola estaba firmemente incrustada en la arena hasta el oído del fogón (donde se enciende la pólvora), contra la cual se colocó una cuerda de mecha retardante. El cañón había sido cargado con el polvo y la bala, antes de ser asegurado en su posición. En un momento dado se encendió la mecha retardante en D, y el operador se retiró a un cobertizo. La explosión tuvo lugar, y la bala fue  lanzada en la dirección A-B. En treinta segundos la bala cayó de nuevo a la tierra, de B a C; el punto de contacto, C, estaba a sólo 8 pulgadas (20,3 cm) de la pistola, A. Este experimento ha sido repetido muchas veces, y varias veces la bala cayó cerca de la boca del cañón; pero la mayor desviación fue de menos de 2 pies (61 cm), y el tiempo promedio de ausencia fue de 28 segundos; de la que se concluye que la tierra sobre la que se colocó la pistola no se movió de su posición durante los 28 segundos que la bala estuvo en la atmósfera. Si hubiera habido movimiento en la dirección de oeste a este, y en una proporción de 600 millas por hora (965,6 km/h) (la supuesta velocidad en la latitud de Inglaterra), el resultado habría sido como se muestra en la Fig. 49. La bala, lanzada por la pólvora en la dirección A-C, y en el mismo momento la tierra se hubiera movido en la dirección A-B, tendría que haber tomado la dirección A-D; Mientras tanto, la tierra y el cañón habrían alcanzado la posición B, opuesta a D. En la bola comienza a descender, y durante el tiempo de su descenso, la pistola habrían pasado a la posición S, y la bola hubieran caído en B, una distancia considerable detrás del punto S. a medida que el tiempo medio de la ausencia de la bala en la atmósfera fue de 28 segundos -14 utilizados para subir y 14 en la caída- sólo tenemos que multiplicar el tiempo por la supuesta velocidad de la tierra, y nos encontramos con que en lugar de la bala que baja hasta dentro de unas pocas pulgadas de la cañón del arma, lo que debería haber caído detrás de él una distancia de 8400 pies, o más de una milla y media! (2.56 km) Tal resultado es totalmente destructivo de la idea de una posible rotación de la Tierra.

Se informa al lector de no engañarse a sí mismo imaginando que la bala iba a tomar un curso parabólico, como las balas de cañón durante un asedio o la batalla. La curva parabólica sólo podía ser tomada por un balón disparado desde un cañón inclinado fuera de la vertical; cuando, por supuesto, la gravedad que actúa en una dirección angular contra la fuerza de la pólvora, el balón se vería obligado a describir una parábola. Sin embargo, en el experimento solo se detalla, la pistola fue fijada en un perfectamente vertical de dirección, de modo que la bola sería despedida en una dirección contraria a la  gravedad. La fuerza de la pólvora la expulsaría directamente hacia arriba, y la fuerza de la gravedad tirara de ella directamente hacia abajo. Por lo tanto, sólo podía ir en una línea recta, y hacia abajo o de nuevo a su punto de partida; que no podría tomar una trayectoria que tiene la menor grado de curvatura. Por lo tanto, se exige que, si la Tierra tiene un movimiento de oeste a este, una pelota, en lugar de ser dejado caer en una mina, o deja caer desde lo alto de una torre, se disparó hacia arriba en el aire, y desde el momento de su inicio a descender, la superficie de la tierra se apartó de bajo su dirección, y debería quedarse atrás, más precisamente hacia el oeste de su línea de descendencia. En la realización de los experimentos más exactos, sin embargo, no se observa tal efecto; y, por lo tanto, la conclusión es en todos los sentidos inevitable, que la tierra NO TIENE MOVIMIENTO DE ROTACIÓN.


Empecemos por señalar que este tema ya se había tocado en ocasión de realizar la refutación a la "Prueba 20" de Dubay. Señalemos de paso, que Dubay se basa justamente en este texto de Rowbotham para formularla.

Un objeto arrojado hacia arriba en forma vertical desde una plataforma en movimiento, no ascenderá en línea recta jamás, ya que su trayectoria tendrá el componente de la velocidad de la plataforma al momento de iniciar su ascenso. Así, las figuras 47, 48 y 49 deberían ser las siguientes (a las que les he agregado una nota de color para que no sean tan decimonónicas, ya no estamos en el Siglo XIX y debemos comprender que esos ejemplos son obsoletos)  



 

En los ejemplos de las figuras 47 y 48, probablemente las balas caigan un poco atrás del lugar que deberían haber caído, pero esto se debe a que perderán velocidad en su trayectoria a causa de la resistencia del aire, mientras que en el último caso, el viento puede desviarla en la dirección que éste esté soplando. En realidad la situación es la misma en todos los casos: un objeto arrojado hacia arriba (o en cualquier otra dirección) desde un barco, un tren o la tierra misma, lleva un componente en su dirección y velocidad igual al que lleva su lugar de origen.

Haga este pequeño experimento, amigo terraplano: La próxima vez que viaje en tren, intente pegar un salto vertical con el tren moviéndose a velocidad máxima. Verá que cae exactamente en el mismo lugar. Por qué? porque usted lleva la misma velocidad que el tren! Suponiendo que consiga estar medio segundo en el aire, y con el tren moviéndose a 80 km/h -por ejemplo- habrá usted dado un salto de más de 11 metros! luego, cuando esté llegando a una estación, repita el movimiento a menor velocidad y verá que el resultado se repite. Puede intentar, si tiene oportunidad, realizar el mismo experimento en un avión en vuelo a unos 850 km/h. En ese caso, su saltito vertical de medio segundo cubrirá nada menos que más de 118 metros!

Para lograr el resultado mencionado por Rowbotham en el caso del jinete que saltara de un caballo o del malabarista, para caer en línea perfectamente vertical, debería saltar hacia atrás con un impulso equivalente a la velocidad del equino. Este aspecto de la cuestión se aprecia claramente aquí

Un último comentario... Notaron que Rowbotham tiene en cuenta a la gravedad? La menciona nada menos que seis veces...


Reconocimiento especial: a Gabriel Tarsia por su colaboración con la traducción

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios soeces, insultos, amenazas, etc. Serán rechazados. Tienes libertad para publicar, pero no debes desperdiciarla.

Comentarios anónimos podrán ser publicados pero no serán respondidos.