jueves, 10 de agosto de 2017

Astronomía Zetética (S. Rowbotham) Capítulo VIII

Capítulo VIII: Causa del día y la noche, invierno y verano; y los largos períodos de luz y oscuridad en el polo norte.

Es un hecho bien establecido que la luz y el calor irradian por igual en todas las direcciones. Cuando el sol está en el círculo exterior, B, Fig. 60, como es el 21 de diciembre, se sabe que la luz gradualmente disminuye, hasta a unos 20 grados del centro norte, y se oscurece casi imperceptiblemente en el crepúsculo y la oscuridad. Si, entonces, tomamos de BFig. 60, al círculo ártico, 1, 2, 3, como radio, y describimos el círculo 4, 5, 6, hemos representado toda la extensión del sol o la luz del día en el día más corto. Cuando, como el 21 de junio, el sol, al contraerse gradualmente su camino, ha llegado al círculo interno, A, la misma longitud de radio producirá el círculo 7, 8, 9, que representa la extensión de la luz del día en el día más largo. Se verá por el diagrama que, en el día más corto, La luz termina en el círculo ártico 1, 2, 3, dejando todo más allá en la oscuridad; Y mientras el sol se mueve hacia adelante en la dirección de las flechas, el borde del círculo de luz continúa, durante todo su curso, a quedarse corto en este círculo. Por lo tanto. Aunque es de día en todo el resto de la tierra en veinticuatro horas, el centro, N, queda en continua oscuridad. Pero cuando, seis meses después, el sol está en el círculo interno , A, la luz se extiende más allá del círculo ártico, 1, 2, 3; y mientras se mueve en su curso, el centro, N, se ilumina continuamente. Estos cambios se entenderán mejor con referencia a los diagramas, Figs. 61 y 62.

Fig. 61

En la Fig. 60, el círculo A, A, A, representa el camino del sol el 21 de diciembre, y B, B, B, el del 21 de junio; N, el polo norte; S, el sol;  1, 2, 3, el círculo ártico

Fig. 62
y 4, 5, 6, la extensión de la luz solar al mediodía de ese día. El sol describe el círculo AAA, el 21 de diciembre en un día o veinticuatro horas. Por lo tanto, en ese período, el mediodía y la medianoche, y el crepúsculo de la mañana y de la tarde, ocurren en todas las partes de la tierra excepto en el círculo ártico, 123. Allí hay oscuridad durante varios meses sucesivos, o hasta que el sol, acercándose poco a poco al círculo interior, arroja cada vez más su luz sobre el centro.

Ahora se comprenderá fácilmente que a medida que el sol se mueve en la dirección de las flechas o de derecha a izquierda y completa el círculo AAA, en veinticuatro horas; producirá en ese período, y hasta donde su luz alcanza, mañana, mediodía, tarde y noche, en todas las partes de la tierra en sucesión. A medida que el camino del Sol comienza a contraerse cada día durante seis meses, o hasta el 21 de junio, cuando se convierte en el círculo, BBB, es evidente que el mismo grado de luz solar que el que irradia desde el círculo exterior, AAA, llegará sobre o más allá del centro norte, N, como se muestra en el diagrama, Fig. 62; cuando la mañana, mediodía, tarde y noche, ocurren como antes; pero la luz continúa, durante el movimiento diario del sol, alcanzando el polo norte, el que estará continuamente iluminados durante varios meses consecutivos, de la misma manera que antes estaba en la oscuridad constante. Se verá también por referencia al diagrama que cuando el sol está en el camino exterior A, la porción del disco de luz que pasa sobre Inglaterra es mucho más pequeña que cuando está en el camino interior B. Los días cortos y la temporada de invierno desde la primera posición, y los días más largos y la temporada de verano de la segunda.

Los días y las noches, el crepúsculo de la mañana y de la tarde, el invierno y el verano, los largos períodos de luz y oscuridad alternas en el centro norte o polar de la tierra, surgen de la expansión y contracción del sendero del sol y forman parte de un  mismo fenómeno general.

La totalidad de estas explicaciones se refieren sólo a la región entre el sol y el polo norte. Es evidente que en los grandes océanos circundantes del sur, y en las numerosas islas y partes de continentes que existen más allá de la parte de la tierra donde el sol es vertical, no pueden tener sus días y noches, estaciones, etc., precisamente como los de la región norte. El norte es un centro, y el sur es ese centro irradiado o lanzado a una vasta circunferencia oceánica, terminando en paredes circulares de hielo, que forman una barrera impenetrable congelada. Por lo tanto, los fenómenos mencionados como existentes en el norte deben ser considerablemente modificados en el sur. Por ejemplo, siendo el norte central, la luz del sol avanzando y retrocediendo, proporciona largos períodos de luz y oscuridad alternas en el centro real; Pero en el extremo sur, El sol, aun cuando se mueve en su camino exterior, sólo puede arrojar su luz a cierta distancia, más allá de la cual debe haber oscuridad perpetua. No hay evidencia de que haya largos periodos de luz y oscuridad alternando regularmente, como en el norte. En el norte, en verano, cuando el sol se mueve en su camino interior, la luz brilla continuamente durante meses juntos sobre la región central, y desarrolla rápidamente numerosas formas de vida animal y vegetal. (...)

Wrangell nos cuenta que
"innumerables rebaños de renos, alces, osos negros, zorros, sables y ardillas grises llenan los bosques de montaña, zorros de piedra y lobos vagan por las tierras bajas, enormes vuelos de cisnes, gansos y patos Primavera y buscar desiertos donde puedan multar y construir sus nidos en la seguridad Águilas, búhos y gaviotas, perseguir a sus presas a lo largo de la costa del mar, ptarmigan correr en tropas entre los arbustos, pequeños snipes están ocupados entre los arroyos y en Los cuervos sociales buscan el vecindario de las habitaciones de los hombres, y cuando el sol brilla en la primavera, se puede incluso oír a veces la alegre nota del pinzón, y en otoño, la del zorzal ".
Así es un hecho bien comprobado que la constante luz del sol del norte desarrolla, con la máxima rapidez, numerosas formas de vida vegetal y proporciona subsistencia a millones de seres vivos. Pero en el sur, donde la luz del sol nunca mora, o permanece sobre una región central, pero barre rápidamente el mar y la tierra, para completar en veinticuatro horas el gran círculo de la circunferencia meridional, no tiene tiempo para excitar y estimular la superficie; Y, por lo tanto, incluso en latitudes relativamente bajas del sur, todo lleva un aspecto de desolación.

Las Shetland del Sur, que ocupan la correspondiente latitud a sus homónimos en el norte, presentan apenas un vestigio de vegetación. Kerguelen, tan bajo como latitud 50 grados sur, cuenta con dieciocho especies de plantas, de las cuales sólo uno, un tipo peculiar de repollo, se ha encontrado útil, en los casos de escorbuto; mientras que Islandia, 15 grados más cerca del polo en el norte, cuenta con 870 especies. Incluso la vida marina es escasa en ciertos tramos de gran extensión, y el ave marina rara vez se observa volando sobre tales desechos solitarios. El contraste entre los límites de la vida orgánica en las zonas ártica y antártica es muy notable y significativo. Los vegetales y los animales terrestres se encuentran a casi 80 grados en el norte; Mientras que desde el paralelo de 58 grados en el sur, el liquen, y tales plantas semejantes sólo visten las rocas, y las aves marinas y los cetáceos (...)

Estas diferencias en el norte y el sur no podrían existir si la tierra fuera un globo, girando sobre los ejes debajo de un sol que no se mueve. Los dos hemisferios tendrían en las mismas latitudes el mismo grado de luz y de calor, y los mismos fenómenos generales, tanto en especie como en grado. Las peculiaridades que se encuentran en el sur en comparación con el norte, son sólo las que podrían existir sobre un plano estacionario, con un centro septentrional, concéntrico con el cual está el camino del sol en movimiento. Esto puede ser colocado en la siguiente forma silogística.

  • Las peculiaridades observadas en el sur, en comparación con el norte, no podían existir en un globo.
  • Existen, por lo tanto la tierra no es un globo.
  • Son tales como podrían y deben existir en un plano.
  • Existen, por lo tanto la tierra es un plano.

(...)

En el Almanaque del estrecho de Cook para 1848, se dice:
"En Wellington, Nueva Zelanda, 21 de diciembre, el sol sube a las 4 h 31 m, y fija a las 19 h 29 m. El día dura 14 horas 58 minutos. El 21 de junio, el sol sale a las 7 h 29 m, Y se ajusta a las 4 h. 31 m. El día dura 9 horas y 2 minutos. En Inglaterra el día más largo es de 16 horas 34 minutos, y el día más corto es de 7 horas y 45 minutos. Así, el día más largo en Nueva Zelanda es 1 hora y 36 minutos más corto que el día más largo en Inglaterra; Y el día más corto en Nueva Zelanda es 1 hora y 17 minutos más largo que el día más corto en Inglaterra. "
Otra peculiaridad es que, aunque los días son "cálidos y soleados, las noches son siempre frías", mostrando que aunque la altitud del sol es mayor y por lo tanto calculada para dar mayor calor, su velocidad y distancia a media noche son mucho mayores Que en Inglaterra, y por lo tanto el mayor frío de las noches. Se insiste nuevamente en que estas diversas peculiaridades no podrían existir en la región meridional, si la tierra fuera un globo y se moviera sobre ejes, y en una órbita alrededor del sol. Si el sol está fijo, y la tierra gira bajo él, los mismos fenómenos existirían a la misma distancia de cada lado del ecuador; ¡Pero ése no es el caso! (...) Las diferencias son totalmente incompatibles con la doctrina de la esfericidad; Sino con "la tierra plana", y son simples "cosas por supuesto". Sobre un plano fijo bajo un sol en movimiento, estos fenómenos son lo que debe natural e inevitablemente existir; Pero en un globo son imposibilidades totales.

(...)

La pregunta, "¿cómo es que la tierra no está iluminada en todo momento por toda su superficie, viendo que el sol está siempre varios cientos de millas por encima de ella?" Se puede responder de la siguiente manera:

Primero, si no existiera atmósfera, sin duda la luz del sol se difundiría por toda la tierra a la vez, y las alternancias de luz y oscuridad no podrían existir.

En segundo lugar, como la tierra está cubierta con una atmósfera de muchos kilómetros de profundidad, cuya densidad aumenta gradualmente hacia abajo a la superficie, todos los rayos de luz, excepto los que son verticales, al entrar en el estrato superior del aire, Curso de difusión, y por refracción doblada hacia abajo hacia la tierra; Ya que esto ocurre en todas las direcciones alrededor del sol -igualmente donde la densidad y otras condiciones son iguales, y viceversa- el efecto es un disco comparativamente distinto de luz solar.



La "explicación" de Samuel Rowbotham carece completamente de fundamento. Ante todo, depende para ella de un recorrido absurdo del sol, realizando un recorrido en espiral entre los trópicos de ida y vuelta modificando convenientemente su velocidad para cumplir con exactitud su recorrido diario de 24 horas. El mismo Rowbotham manifestaba en el capitulo anterior que no no tenía ni la más remota idea de cuál podrían ser las causas de tan desquiciado comportamiento solar.

Un rápido vistazo a los diagramas que incluye en este capítulo nos permite ver que en su concepción, en cualquier momento del año siempre la zona nocturna es mucho mayor que la zona diurna. Siendo que SABEMOS que en cualquier momento del año, SIEMPRE será de día en la mitad del mundo y de noche en la otra mitad, podemos afirmar con total seguridad que estos diagramas son incorrectos.

Deja pasar una oportunidad muy valiosa cuando reconoce que en N. Zelanda el día llega a durar casi 15 horas. SI hubiera deseado hacerlo -los datos estaban disponibles en la época en que escribió su libro- podría haber notado que en ese momento del año los días son progresivamente más largos a medida que se desplaza hacia el sur. Aunque no fue sino hasta finales del siglo XIX que comenzó la exploración del continente antártico, era evidente que no era cierta su afirmación de que se encontraba en una noche eterna. Ya en 1820 la expedición rusa comandada por Fabian Gottlieb von Bellingshausen y Mijail Petrovich Lazarev, circunnavegó el continente y realizó un reconocimiento del litoral, y el primer desembarco documentado fue efectuado por el foquero estadounidense Mercator Cooper el 26 de enero de 1853. Fueron estos testigos de que no solo no había oscuridad perpetua sino día perpetuo durante el verano austral, algo absolutamente imposible de conciliar  con una tierra plana.

Respecto de su argumento de las diferencias de clima, flora y fauna entre las regiones australes y boreales, repetiremos aquí lo manifestado en la refutación de las Pruebas 50 y 51 de Eric Dubay, que redactó tomando el material de Rowbotham aquí expuesto para su presentación.
Las Pruebas 50 y 51 giran en torno a la idea de que ambas regiones -ártica y antártica- son comparables. Nada más alejado de la realidad. Una vez más, Dubay evidencia una total ignorancia de aspectos básicos, aunque sí comparten ciertos rasgos... 
  • Son lugares muy fríos. 
  • También son los lugares más fríos en sus respectivos hemisferios. 
  • Los dos tienen la vida vegetal y animal que se ha adaptado a condiciones muy frías. 
  • comparten los mismos patrones dominantes de los vientos llamados "polares del este" 
  • La aurora polar puede observarse en ambas regiones, (conocidas como "aurora boreal" en el hemisferio norte y "aurora austral" en el sur) 
Se podría continuar buscando rasgos comunes pero ello no significa que compartan condiciones similares. Hay importantes diferencias. La más evidente es que la región polar norte es considerablemente más cálida que la otra en el sur. Por qué?
La diferencia más obvia entre ambas regiones es que en una de ellas predomina la tierra firme, mientras que la otra lo hace el agua. Lo que se calienta más rápido cuando se saca de luz sobre ella, un océano o de la tierra.
La Antártida es un continente rodeado por océanos, a diferencia del ártico, que es, en esencia, un océano rodeado por continentes, con agua líquida bajo su capa de hielo, 
El agua absorbe el 95% de las radiación solar que incide y refleja tan solo un 5%. Por su parte, la tierra refleja hasta un 35% de las radiaciones. Es decir, los océanos absorben más calor que los continentes y así, es más difícil alcanzar temperaturas bajas. Además, al encontrarse sobre un continente y a 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar, la superficie de hielo que se forma en el Polo Sur es casi ocho veces más grande que en el Norte, por lo tanto refleja más rayos de sol y disminuye la temperatura. Para rematar, en el invierno austral, el Océano Glacial Antártico se hiela casi en su totalidad, duplicando el tamaño de la Antártida, y reflejando el 80% de la radiación que llega.
No quiero dejar de señalar que, aunque la información estaba disponible en la época en la que Rowbotham escribió su libro, podemos disculparle porque tal vez no haya tenido noticias de su existencia, Sin embargo, resulta absolutamente imperdonable que personas como Eric Dubay u Oliver Ibáñez (que también menciona este asunto en su Prueba 23) desconozcan estos hechos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios soeces, insultos, amenazas, etc. Serán rechazados. Tienes libertad para publicar, pero no debes desperdiciarla.

Comentarios anónimos podrán ser publicados pero no serán respondidos.