martes, 11 de octubre de 2016

Refutaciones 60 a 66 a las "200 Pruebas de que la tierra no es una esfera que gira"

Prueba 60 Cualquier persona puede comprobar que el horizonte del mar es perfectamente recto y toda la Tierra es también perfectamente plana usando nada más que un nivel, un par de trípodes y un tablón de madera. A cualquier altitud sobre el nivel del mar, simplemente fije un tablón de madera de 6-12 pies de largo (1.8 a 3.6 metros), nivelado sobre trípodes, y observe el horizonte a la altura de los ojos detrás de él. El horizonte siempre se alineará perfectamente paralelo con el borde superior del tablero.  

Además, si se mueve en un semicírculo de un extremo de la junta a la otra mientras observa el horizonte sobre el borde superior, usted será capaz de observar claramente un plano de 10-20 millas dependiendo de la altitud. Esto sería imposible si la Tierra fuese un globo de 25.000 millas (40.000 km) de circunferencia; el horizonte se alinearía al centro del tablero, pero luego, gradualmente, iría disminuyendo disminuiría notablemente hacia los extremos. A tan sólo diez millas en cada lado debería ser facilmente visible una curvatura de 66.6 pies con respecto al centro.

Prueba 61 -  Si la Tierra fuera en realidad una gran bola de 25.000 millas (40.000 Km) de circunferencia, el horizonte se curvaría notablemente, incluso a nivel del mar, y todo lo que estuviera cercano al horizonte parecería inclinarse ligeramente hacia atrás desde su perspectiva. Edificios distantes a lo largo de todo el horizonte se verían inclinados como la Torre de Pisa, inclinándose desde el punto de vista del observador. Un globo de aire caliente despegando, y luego alejándose constantemente en una Tierra esférica, parecería lenta y constantemente inclinarse hacia atrás, cada vez más cuanto más lejos volase; la parte inferior de la cesta iría desapareciendo poco a poco de la vista y finalmente la parte superior del globo desaparecería de la vista tgras el horizonte. En realidad, sin embargo, los edificios, los globos, los árboles, la gente y cualquier objeto siempre permanece en ángulo recto con respecto al suelo y al horizonte, independientemente de la distancia o altura del observador

Prueba 62 -  Los experimentos de Samuel Rowbotham en el canal de Old Bedford demostraron de forma concluyente que el agua del canal era completamente plana sobre un tramo de 6 millas (9,65 km). Primero se puso de pie en el canal con su telescopio a 8 pulgadas (20.3 cm) por encima de la superficie del agua, luego su amigo en un barco con una bandera de 5 pies (1,52 m) de altura navegó las 6 millas(9,65 km) de distancia. Si la Tierra fuese una una bola de 25,000 millas (40.000 Km) de circunferencia, el tramo de 6 millas (9,65 km) de agua debería haber comprendido un arco de exactamente 6 pies (1,82m) de alto en el medio, por lo que todo el barco y bandera debería haber desaparecido en última instancia, cuando en realidad todo el barco y la bandera se mantuvieron visibles a la misma altura durante todo el viaje.

Prueba 63 - En un segundo experimento, el Dr. Rowbotham fijó banderas de 5 pies (1,52 m) de altura a lo largo de la costa, una en cada marcador de milla. Luego, utilizando su telescopio montado a 5 pies (1,52 m) justo detrás de la primera bandera miró por encima de las copas de las 6 banderas, que se alinearon en una línea perfectamente recta. Si la Tierra fuera una pelota de 25.000 millas de circunferencia, las banderas deberían haberse sumergido progresivamente después del primer establecimiento de la vista, la segunda habría descendido 8 pulgadas, 32 pulgadas para la tercera, 6 pies para la cuarta, 10 pies 8 pulgadas para la quinta y 16 pies 8 pulgadas para la última.

Prueba 64 -  Citando "La Tierra No es un globo!" de Samuel Rowbotham, 
"Se sabe que el horizonte en el mar, sea cual sea la distancia que se puede extender a la derecha y a la izquierda del observador en tierra, siempre aparece como una línea recta. El siguiente experimento se ha intentado en varias partes del país. En Brighton, en una loma cerca de la pista de carreras, dos polos se fijaron en la tierra seis yardas (5.5 m) de distancia, justo frente del mar. Entre estos dos polos una línea se estiró con fuerza paralela al horizonte. Desde el centro de la línea de la vista abarcaba no menos de 20 millas a cada lado haciendo una distancia de 40 millas. Un buque se observó navegando directamente hacia el Oeste; la línea cortó el aparejo un poco por encima de la borda, lo que hizo durante varias horas o hasta que el buque había navegado toda la distancia de 40 millas. El barco que se hace a la vista desde el este tendría que subir un plano inclinado de 20 millas hasta que llegó al centro del arco, de donde tendría que descender por la misma distancia. El cuadrado de 20 millas multiplicado por 8 pulgadas da 266 pies como la distancia que el buque debería estar por debajo de la línea al principio y al final de las 40 millas".
Prueba 65 - También Citando Dr. Rowbotham, 
"En la orilla cerca de Waterloo, a unas pocas millas al norte de Liverpool, un buen telescopio se fijó, a una altura de 6 pies sobre el agua. Fue dirigido a un gran barco de vapor, que acababa de salir al río Mersey, y navegaba hacia Dublín. Poco a poco el palo mayor se ocultaba en el horizonte, hasta que, después de haber transcurrido más de cuatro horas, desapareció. La velocidad normal de navegación de esos barcos es de unas ocho millas por hora; por lo que el buque estaría, al menos treinta y dos millas de distancia cuando el palo mayor desapareció tras el horizonte. La elevación de 6 pies del telescopio requeriría tres millas al ser deducidas por la convexidad, lo que dejaría veintinueve millas, cuyo cuadrado, multiplicado por 8 pulgadas, da 560 pies. Partiendo de la base que el palo mayor tiene 80 pies (24 m) para la altura del palo mayor, nos encontramos con que, de acuerdo con la doctrina de la esfericidad terrestre, el extremo del palo mayor debería haber estado 480 pies por debajo del horizonte. Muchos otros experimentos de este tipo se han hecho con otros vapores, y siempre con resultados totalmente incompatibles con la teoría de que la Tierra es un globo." 
Prueba 66 - El Dr. Rowbotham realizó varios otros experimentos utilizando telescopios, niveles, sextantes y teodolitos, instrumentos de precisión especiales utilizados para la medición de ángulos en planos horizontales o verticales. Mediante la colocación de ellos en igualdad de alturas destinadas a la otra, demostró sucesivamente una y otra vez que la Tierra es perfectamente plana por millas sin una sola pulgada de curvatura. Sus hallazgos causaron un gran revuelo en la comunidad científica, y gracias a 30 años de sus esfuerzos, la forma de la Tierra se convirtió en un tema candente de debate en torno al cambio de Siglo XIX.




Refutaciones:
Dedicaremos algo de tiempo para tratar con calma el tema planteado en la Prueba 60.

Para 20 millas (32 km) el desnivel existente es de 14 metros. Dado que está viendo 32 Km con los ojos y en un primer vistazo, el ángulo de visión que tendríamos no sería más de 90º —un ángulo más amplio se desdibuja y perderíamos perspectiva—. Siendo así, la hipotenusa mide 32 Km, con lo que cada cateto (la distancia del ojo al barco) sería de 22,6 Km, y la altura de ese triángulo (esto es, la distancia hasta el punto de referencia) sería de 16 Km.

Para poder corresponderse con esos números, es necesario que la persona se sitúe al menos a 13,9 metros sobre el nivel del mar, así que lo de que no importa la altura a la que estés es mentira. Si por ejemplo nos mantenemos con los pies en la orilla y los ojos a 1,60, nuestra distancia de horizonte óptico es de 5.502 metros, por lo que el máximo ángulo que podremos abarcar será de 11 Km aproximadamente. 

En cualquiera de los dos casos:

En el primero, a 14 metros sobre el nivel del mar, viendo un total de 32 Km de horizonte, el arco que se forma tiene 14 metros de desnivel. Ver 14 metros de desnivel a 32 Km de distancia es como ver en una regla de 1 metro de longitud colocada horizontal a medio metro de distancia un desnivel de 0,43 milímetros.

En el segundo caso, estando con los pies en el mar y abarcando tan solo 11 Km de un solo vistazo, la elevación que se produce es de menos de dos metros, lo que equivale a ver en una regla de 1 metro de longitud colocada horizontal a medio metro de distancia un desnivel de 0,15 milímetros.

Aquí la pregunta sería: ¿Cuánto desnivel sería capaz de detectar nuestro ojo? Personalmente creo que en una regla de 1 metro de longitud colocada a medio metro de distancia, yo soy capaz de distinguir —si tengo algo que sea perfectamente recto para colocar junto a mi ojo con lo que comparar— un desnivel de 8 mm —lo he comprobado—. Para conseguir ver ese desnivel en la Tierra, necesitaríamos ascender nada más y nada menos que 4.695 metros. 

Si lo que esperamos es ver es un desnivel que sea claramente evidente, como el que dibujan en la representación —cuya relación entre longitud y altura es de 0,1, es decir, como ver un desnivel de 10 cm en una regla de 1 m— necesitaríamos ascender a un mínimo de 675 Km de altitud, desde donde podremos observar un arco con una longitud de 6.747 Km. Esa es la distancia que necesitaríamos separar los barcos para que se pueda ver como la imagen muestra


Para que nos hagamos una idea, la ISS, que orbita a 400 Km del suelo, con una apertura de ángulo de 90º, puede ver un arco con una relación de 0,075; esto es un arco con una longitud total de 5.282 Km.

Sobre la Prueba 61, solo señalaremos que en su mismo texto está la clave del asunto:
"...todo lo que estuviera cercano al horizonte parecería inclinarse ligeramente hacia atrás desde su perspectiva."
efectivamente, siempre se inclinarán HACIA ATRÁS desde el punto de vista del observador, nunca hacia uno de los lados, por lo que el observador siempre los estará observando en posición vertical.

Un edificio, por ejemplo, aun el más grande y lejano, que esté al alcance de la vista, tendrá -además- menos de un grado de inclinación (a menos que sea capaz de verlo a más de 112 km, entonces sí tendrá más que un grado de inclinación y siempre únicamente hacia atrás)

Antes de estudiar las Pruebas 62 a 66, las que analizaremos en conjunto ya que, básicamente, son variaciones del mismo experimento, repasemos un poco de quién hablamos cuando mencionamos al Sr. Samuel Birley Rowbotham  (1816–1884). En primer lugar, aclaremos que, aunque en el libro de Dubay se le menciona como "doctor", No hay evidencia alguna de que tuviera título académico alguno.

En 1838, el "doctor" Samuel Rowbotham era Secretario de la colonia en Manea, un experimento utópico de vida en comunidad, y por lo tanto se proveían de agua del antiguo río Bedford. Así que eligió el río (al que se refiere como un canal) como el sitio para sus experimentos entre 1838 y 1870 para probar su teoría. Ha publicado una serie de documentos y libros que detallan sus hallazgos, pero por desgracia son algo inconsistentes. 

Por cierto, fruto de sus investigaciones y complementando las conferencias, escribió un libro sobre sus teorías. La primera versión de este libro apareció en 1849 y solamente era un panfleto de dieciséis páginas, pasando a tener doscientas veintiuna en el año 1865. Finalmente se realizó una tercera y definitiva edición en el año 1881 con más de cuatrocientas páginas.

En la publicación de 1865 afirmaba que su experimento de 1838 fue realizado en un tramo de seis millas desde el puente Welney mirando hacia la presa de Welches, mientras que en la edición de 1881 de su libro "Astronomía Zetética: La tierra no un Globo" dice que fue a la inversa. Esta última versión es apoyada por otros comentarios en el libro, por ejemplo, cuando describe un incidente ocurrido cuando se le pidió que busque, en la dirección "opuesta" hacia el sur desde Welches Dam y fue testigo de la aparente "desaparición" de un buque, que a su vez volvió a aparecer poco tiempo después. Al parecer, el barco simplemente había salido de su campo visual mientras se encontraba en un pequeño pliegue en la vía fluvial que en general es recta.

Al describir su quinto y último experimento en 1870, parece que utiliza una parte diferente del río porque dice que hizo sus observaciones desde un puente esclusa que se halla a dos millas de la estación de tren Downham Market y describe barcazas que entran en el canal desde el río Ouse con destino a Ramsey.


La filosofía zetética era esencialmente una de 'procedimiento de investigación', lo que significaba que cualquier prueba de que la Tierra era redonda tendría que ser el resultado de un experimento, no simplemente de cálculo. El mundo parece plano (al igual que el sol parece girar alrededor de la tierra) por lo que debe presumirse plana a menos que se pudiera demostrar lo contrario. El primer intento de un experimento fue en 1838, cuando un tal Samuel Birley Rowbotham ('Parallax') hizo observaciones a lo largo del antiguo canal Bedford, una de las mejores obras de drenaje de Vermuyden y que, tiene a partir de Welney, tramos rectos de seis millas. Rowbotham era un convencido de la tierra plana, lo que puede haber influido en sus técnicas de observación.

El punto, en definitiva, es que desde el puente de Welney (abajo), vio claramente (a través de un telescopio) barcazas en el río a unas seis millas de distancia. 



De hecho, debido a la curvatura de la tierra, desde el suelo, mirando por encima de una superficie plana, se puede ver no más de tres millas: Sus barcazas deberían haber estado muy por debajo del horizonte. De esta manera llegó a la conclusión errónea de que la tierra era plana, y todo quedó en silencio hasta 1870. 

Hubo, sin duda, muchos científicos de todo que podría haber señalado que los resultados de Rowbotham se explicaban con comodidad por la refracción de la luz cerca de una superficie caliente, la base de muchos espejismos del desierto. Sin embargo, nadie pareció interesado hasta que el experimentado Alfred Russel Wallace, concibió un experimento bastante más elaborado. En parte, esto se debió a un tal John Hampden de Swindon había suscrito una apuesta de unas £ 1.000 afirmando que un nuevo experimento establecería la planitud de la tierra para todos los tiempos. 

El 5 de Marzo de 1870 se reunieron junto al Old Bedford River los caballeros John Hampden, Alfred Wallace, William Carpenter (testigo por parte de Hampden), M. W. B. Coulcher (testigo por parte de Wallace) y J. H. Walsh, editor del periódico "The Field" y árbitro acordado para el desafío.

El experimento, en la práctica, no es tan fácil como en la teoría. Para evitar susceptibilidades, hay que ser extremadamente cuidadoso en las mediciones de las alturas y posiciones de las dianas y el telescopio. Hay que tener suerte con las condiciones de visibilidad, y tener en cuenta cosas tales como la refracción de la luz causada por la atmósfera, que es notable en una distancia de seis millas, y varía según la hora del día y las condiciones atmosféricas.

Se utilizaron tres barcazas, en cada uno de los cuales fue erigida una varilla recta, todos la misma altura. Las barcazas fueron amarrados a dos millas el uno del otro a lo largo de la misma franja de agua. Las partes superiores de las barras estaban por lo tanto a la misma distancia por encima de la superficie de la tierra. Utilizando un teodolito, Wallace alineó desde la parte superior de la primera varilla a la parte superior de la tercera. Si la tierra era plana, la parte superior de la barra intermedia se encontraría enla misma línea. De hecho, debido a que la tierra era curva, la tercera varilla era inferior a la segunda: el segundo marcador fue un claro 32 pulgadas por encima de la línea de la primera a la tercera 

El resultado del experimento fue el predecible: La diana central aparecía elevada sobre la línea visual telescopio-puente unos cinco pies y medio (1.68 m.), dándole la razón a Wallace. Un cálculo realizad tomando un radio terrestre de 6371 km. y una distancia entre cada marca de 4.828 km. arroja el resultado de que la marca central debería haber aparecido a 1.83 m. sobre la visual. Dadas las circunstancias, parece un resultado bastante bueno.

.

Walsh determinó que que la curvatura terrestre estaba demostrada, y entregó el dinero a Wallace, el ganador. Durante los años siguientes, un furioso Hampden acosaría a Wallace y su familia a través de todos los medios, incluidos los legales, acusándole de hacer trampas.

Los sostenedores de la planitud de la tierra observaron los mismos resultados y de alguna manera lograron convencerse de que todo era un truco de la perspectiva estaba y lo que esto hizo, después de todo, fue demostrar que la tierra era plana! John Hampden se negaba a pagar, y el asunto fue a la corte unos seis años más tarde. En un maravilloso ejemplo de la astucia de jurisprudencia, el juez se abstuvo de pronunciarse sobre lo que podría deducirse de los experimentos y resolvió el asunto declarando que tales apuestas no eran jurídicamente vinculantes.

En 1901, H. Yule Oldham repitió el experimento Wallace con bastante exactitud y consiguió el mismo resultado, el que fue informado a la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia.

3 comentarios:

  1. Sus reputaciones como dicen en mi tierra, no tienen ni pies ni cabeza.14 metros de curvatura en 32 km impedirian ver un barco completo con un telescopio y nada con menos altura de 14 metros. Cojase un telescopio de 12 pulgadas y vera desde la playa de Denia la playa del Puerto de Sagunto que está más o menos en línea recta a unos 90 km. No se puede refutar lo irrefutable. La tierra es plana mal que le pese.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A estas alturas de la historia todos deberían saber que una afirmación debe estar respaldada por las pruebas.
      Afirmar que se "verá desde la playa de Denia la playa del Puerto de Sagunto" debería apoyarse en algo que lo corrobore. En todo caso, es bien sospechoso que se haya obviado la propia ciudad de Valencia, que, si no desde la playa, quizás podría ser vista desde el castillo de Denia.
      Ante la imposibilidad de ver Denia desde Sagunto, o Sagunto desde Denia,he buscado otras alternativas, y me he encontrado una foto hecha desde Cama d'Hort (Ibiza) en la que se ven las cumbres de Montgó, pero ni rastro de Denia, que queda oculta bajo la curvatura de la Tierra:

      http://photos1.blogger.com/hello/276/8768/640/desde cala dhort %2814%29.jpg

      Eliminar
    2. y aclaremos que lo de los 14 metros se refiere al desnivel que tiene la tierra vista tal como se explica, en el extremo del campo visual hacia los lados. Cuánto supones que significan 14 metros en 32 km? algo imperceptible para el ojo.

      Eliminar

Comentarios soeces, insultos, amenazas, etc. Serán rechazados. Tienes libertad para publicar, pero no debes desperdiciarla.

Comentarios anónimos podrán ser publicados pero no serán respondidos.