viernes, 5 de mayo de 2017

Astronomía Zetética (S. Rowbotham) Capítulo II: Experimentos 10 y 11

Experimentos que demuestran la verdadera forma del agua, y que prueban que la Tierra es plana

Experimento 10
Si nos encontramos en la cubierta de un barco, o ascendemos por encima de la tierra en un globo y miramos por encima del mar, la superficie aparece como un vasto plano inclinado que se eleva desde debajo de nosotros, hasta que en la distancia alcanza el nivel del ojo, e intercepta la línea de visión.

Fig. 25
Si colocamos un buen espejo plano verticalmente en la dirección opuesta, el horizonte se reflejará como una marca bien definida o una línea a través del centro, como se representa en la fig. 25,  el horizonte del mar H-H que sube y baja con el observador, y siempre está a la altura de su ojo. Si toma una posición donde el agua le rodea -como en la cubierta o el mástil de un barco fuera de la vista de la tierra, o en la cima de una isla lejos del continente- la superficie del mar se levanta en todos las direcciones por igual, rodeándonos como las paredes de un inmenso anfiteatro. Parecerá  que estamos en el centro de una gran concavidad, donde el borde circular se expande o se contrae al asumir una posición más alta o más baja. Este aspecto es así. bien conocido por los viajeros de navegación marítima (...); pero la visión desde un globo sólo es familiar a muy pocos observadores, (...) La apariencia se representa en el siguiente diagrama, fig. 26.

Fig. 26
La superficie de la tierra C-D parece elevarse hasta el nivel del observador en la canasta del globo; y, al mismo tiempo, el cielo A-B parece descender y para cumplir con la tierra en el horizonte H-H


Experimento 11
En el muelle del este en Brighton (Sussex) una gran escuadra de madera que se fija a un soporte, nivelado mediante el uso de una plomada, y dirigió hacia el este, luego hacia el sur, y luego hacia el oeste. Al mirar por encima, la línea de visión en cada caso parecía cumplir el horizonte, H-H, como se muestra en la fig. 27.

Fig. 27
La altitud de la escuadra era de 34 pies (10,3 m); Por lo tanto, si la tierra fuera un globo, el agua se habría curvado hacia abajo desde el muelle, el horizonte habría estado a más de siete millas (11 km) de distancia y 34 pies debajo de la superficie inmediatamente debajo del observador; que la depresión, añadido a la elevación del cuadrante en el muelle, daría 68 pies (20,7 m) como la cantidad del horizonte H-H habría estado por debajo de la línea de visión A-B, como se muestra en el siguiente diagrama, Fig. 28.

Fig. 28
Para tocar el horizonte sobre una superficie convexa de la línea de visión, C-A/C-B, tendría que caer en la dirección C-H. Como no se requiere tal caída de la línea de los ojos, la convexidad no puede existir .

En el caso de un globo a una altura de dos millas (3,2 km), el horizonte habría estado a 127 millas (204 km) de distancia, y más de 10.000 pies (3 km) por debajo de la cima del arco de agua por debajo del globo, y más de 20.000 pies (6 km) por debajo de la línea de visión A-B, como se muestra en la Fig. 29; y el "dip" C-H, de C-B, al horizonte H, sería tan grande que el aeronauta no pudo dejar de observar que; en lugar de que siempre lo ve "a la altura de sus ojos", "aumentando a medida que se levanta" y "en la elevación más alta, pareciendo cerrar con el cielo."


El autor ha visto y probado esta aparente levantamiento del agua y el horizonte del mar al nivel del ojo, y para una línea de los ojos en ángulo recto con una plomada, de muchos lugares diferentes - el terreno elevado cerca de la raza -Curso, en Brighton, en Sussex, de varias colinas en la Isla de Wight; varios lugares cerca de Plymouth, mirando hacia el faro de Eddystone; la "Steep Holm," en el canal de Bristol; la colina de Howth, y "ojo de Irlanda," cerca de Dublín; diversas partes de la Isla de Man, "Silla de Arturo," cerca de Edimburgo; los acantilados en Tynemouth; las rocas en Cromer, en Norfolk; desde la parte superior del monumento de Nelson, en el Great Yarmouth; y de muchos otras posiciones elevadas. Sin embargo, en Irlanda, en Escocia, y en varias partes de Inglaterra, ha sido cuestionada por los peritos para hacer uso del teodolito, u ordinario "nivel de burbuja," para probar este aspecto del horizonte. Se afirmó que, a través de este instrumento, cuando "nivelado," el horizonte aparecía siempre por debajo de la cruz de referencia, como se muestra en la fig. 30, C-C, la retícula y H-H, el horizonte.

Fig. 30                                                                         Fig. 31
En todos los casos en que se trató el experimento, se encontró que existe esta apariencia; pero se observó que diferentes instrumentos dieron diferentes grados de depresión por debajo de la horizontal del retículo. El autor vio en seguida que esta peculiaridad dependía de la construcción de los instrumentos. Se comprobó que en los de la mejor construcción, y del ajuste más perfecto, no existía un cierto grado de refracción, o, como se le llama técnicamente "colimación," o una ligera divergencia de los rayos de luz desde el eje del ojo, al pasar a través de los varios vidrios del teodolito. Por lo tanto, obtiene un tubo de hierro, alrededor de 18 pulgadas de longitud; un extremo estaba cerrado, salvo una abertura muy pequeña en el centro; y en el otro extremo se fijaron cruz. A continuación se adjunta un nivel de burbuja, y el conjunto cuidadosamente ajustada. Dirigiéndolo, desde una considerable altura, hacia el mar, y mirando a través de la pequeña abertura en un extremo, la retícula en el extremo opuesto se observó para cortar el horizonte, como se muestra en la Fig. 31. Esto ha sido probado en varios lugares y en diferentes alturas, y siempre con el mismo resultado; mostrando claramente que el horizonte visible debajo de la retícula de un instrumento de nivelación común es el resultado de la refracción de mirar a través de los diversos vasos de telescopio; para en mirando a través de un instrumento en todos los aspectos de la misma en la construcción, excepto estar libre de las lentes, se observa un resultado diferente, y uno precisamente el mismo que el visto desde un globo, desde cualquier promontorio, y en el experimento en Brighton, como se muestra en Fig. 27.

Estos experimentos comparativos no pueden dejar de satisfacer cualquier observador imparcial que en cada instrumento de nivelación cuando se emplean lentes, no es, por necesidad, más o menos divergencia de la línea de visión desde el eje verdadero o normal; y que por pequeña que la cantidad -quizá inapreciable en tramos cortos de observación- es considerable distancia de varias millas. Cada topógrafo científica de la experiencia es plenamente consciente de esto y otras peculiaridades en todos estos instrumentos, y siempre está dispuesto a hacer concesiones a ellos en las encuestas importantes. Como, siendo una prueba más de este comportamiento de los instrumentos de nivelación telescópica, el siguiente experimento simple puede ser juzgado. Seleccione una pieza de suelo (...), que deberá ser perfectamente horizontal hasta, por ejemplo, quinientas yardas (457 metros). Colocar una señal a 5 pies de altura (1,52 m), en un extremo, y un teodolito cuidadosamente ajustado exactamente a la misma altitud en el otro extremo. La parte superior de la señal a continuación, se verá un poco por debajo de la cruz de referencia, aunque tiene la misma altitud real, y se sitúa en el mismo fundamento horizontal. Si a continuación, se invirtieran las posiciones (...), se obtendrá el mismo resultado.

Otra prueba se puede encontrar en el siguiente experimento. Seleccione cualquier promontorio, el muelle, la galería de faro, o pequeña isla, y, a una altura considerable, coloque un bloque liso de madera o piedra de cualquier magnitud; que éste sea "estabilizado". Entonces, si el observador se coloque su ojo cerca del bloque, y mirar a lo largo de su superficie hacia el mar, se encontrará con que la línea de visión será tocar el horizonte lejano . Ahora vamos a cualquier número de niveles de burbuja o teodolitos estar correctamente colocado y ajustado con precisión; y se encontró que, en cada uno de ellos, el mismo horizonte del mar aparecerá en el campo de visión considerablemente por debajo de la cruz de referencia; por lo tanto, lo que demuestra que telescópicas lecturas instrumentales no son los mismos que los de la simple vista. (...)

En esta etapa de la investigación dos cuestiones distintas surgen naturalmente: En primer lugar, si la tierra es un plano, ¿por qué el mar en todas veces aparecen a la altura del eje del ojo? y en segundo lugar, no tendría la misma apariencia existe si la tierra fuera un globo? Es un hecho simple, que dos líneas paralelas que se ejecutan por una distancia considerable serán, para un observador colocado entre ellos en un extremo, parecen converger o unido en el otro extremo. Los lados superior e inferior y de una larga habitación, o un túnel igualmente aburrido, se presta una buen ejemplo de este aspecto; pero quizás un aún mejor ilustración se da por las dos líneas metálicas de una larga porción de cualquier línea ferroviaria representadas en la la Fig. 32.

Fig. 32
A-B y C-D, representan las dos líneas de una parte recta de ferrocarril horizontal. Si un observador se colocará en G, verá las dos líneas aparentemente satisfacer entre sí con miras H, a partir de la siguiente causa: - Sea G representa el ojo que mira, en primer lugar, en la medida sólo como los puntos 1 y 2, el espacio entre 1 y 2 a continuación, será vista por el ojo en G, bajo el ángulo 1-G-2. En mirando tan lejos como los puntos 3 y 4, el espacio entre 4 se ve bajo el ángulo de disminución de 3-G-4. De nuevo en la espera de los puntos 5 y 6, el espacio entre los rieles estaría representado por el ángulo 5-G-6 ; y, como se a la vez ser visto, mayor es la distancia observada, más agudo el ángulo en el ojo, y por lo tanto la más cerca juntos aparecerá los carriles. Ahora, si uno de estos carriles debe ser un arco de un círculo y divergir de la otra, como en el diagrama de la Fig. 33, es evidente que el efecto sobre el ojo en G, sería diferente a la mostrada por el diagrama de la Fig. 32.

Fig. 33
La línea G-4 se convertiría en un tangente al arco C-D y nunca se aproximará a la línea G-H más cerca que el punto T. El mismo puede decirse de las líneas dibujadas a 6, y su opuesta 5, y a todas las distancias mayores - ninguno podría aumentar más alto que el punto tangente T. Por lo tanto permitiendo que a, B, para representar el cielo, y C-D la superficie del agua de un globo, es evidente que a, B, podría aparecerá a declinar o llegado hasta el punto H, prácticamente a un nivel con el ojo en G; pero que C-D nunca podría, por el funcionamiento de cualquier ley conocida de la óptica, la altura de la línea G-H y por lo tanto cualquier observación hecha sobre una superficie globular, no podría producir el efecto observado de un globo, o en cualquier experimento como la representada en la.

De lo anterior se desprenden las siguiente conclusiones:
  • Líneas rectas, que corren paralela entre sí, parecen acercarse en la distancia. La línea de los ojos, y la superficie de la tierra y el cielo, corren paralelas entre sí; Ergo, la tierra y el cielo parecen acercarse a la distancia.
  • Líneas que parecen aproximarse en la distancia son líneas paralelas; La superficie de la tierra aparece a acercarse a la línea de los ojos; Ergo, la superficie de la tierra es paralelo con la línea de los ojos.
  • La línea de los ojos es una línea recta; la superficie de la tierra es paralela o equidistante; Ergo , la superficie de la tierra es una línea recta, una superficie plana

Respecto de lo que Rowbotham denomina "Experimento 10" detengámonos un momento a pensar...

En cualquier lugar libre de obstáculos que nos encontremos, el horizonte estará a la misma distancia sin importar en qué dirección estemos mirando. Por lo tanto, el ángulo imaginario entre la tangente a la superficie sobre la que nos encontremos y el nivel del horizonte será el mismo también. No hay razón alguna para que el horizonte apareciera a otra altura diferente en un espejo correctamente ubicado. El "nivel de los ojos" a los que hace reiteradamente referencia el autor no es un patrón válido, ya que nuestros ojos no tienen la capacidad de determinar ángulos tan pequeños sin una referencia comparable.

Lo antedicho se comprenderá mejor si nos detenemos en el Experimento 11. Si bien sus afirmaciones en cuanto a las magnitudes son correctas, Rowbotham pretende que a ojo desnudo seamos capaces de discernir un ángulo de 0,1º ¡una décima de grado! en el caso que ilustró con la Fig. 28.


Aunque parece tener mucho sentido, este desaparece cuando comprendemos que el dibujo exagera ridículamente el ángulo. Si tratara de reconstruir el diagrama cono los valores correctos, la resolución del dibujo no permitiría dibujar las líneas C-B y C-H de manera que pudieran distinguirse una de la otra.

El caso del globo no es mucho mejor. Presentado en la Fig. 29, también muy exageradamente dibujado, nos habla de una caída en el horizonte de 6 km. Parece mucho, no? Sin embargo, aunque calculado con los valores ofrecidos por el autor, el ángulo resultante es bastante mayor, apenas alcanza a 1,5º

Además, pretende que seamos capaces de discernir un ángulo tan pequeño a bordo de un globo en vuelo, dónde no hay manera de tener una referencia de la tangente de la superficie sobre la que está suspendido, balanceándose incluso con la más suave brisa.

Para ilustrar lo que trato de decir, veamos la siguiente imagen:


Fije la vista en la línea horizontal que representa el horizonte. Cuánto ha tenido que bajar y subir su cabeza o mover sus ojos para mantener la vista enfocada sobre la línea?

Las exageraciones de los ángulos y proporciones también podemos apreciarla en su Fig. 33. Sin embargo, necesitaríamos elevarnos realmente mucho para poder apreciar algo como esto. 


Por supuesto, en el Siglo XIX, cuando Rowbotham escribió todo esto, una altitud de 3000 metros debía parecer algo realmente importante, pero sigue estando casi pegado al suelo.

Las pretensiones de Rowbotham de medir con esos elementos ángulos ridículamente pequeños son absurdas.   Habla, por ejemplo, de un tubo de hierro de unas 18 pulgadas, o sea unos 45 centímetros. cree alguien que con un nivel de burbuja se podrían hacer ajustes del orden de una décima de grado? Él mismo afirma que diferentes instrumentos de la época arrojaban resultados diferentes

Sin dejar de tener en cuenta esto, quiero llamar la atención sobre este interesante párrafo del libro:
Seleccione una pieza de suelo (...), que deberá ser perfectamente horizontal hasta, por ejemplo, quinientas yardas (457 metros). Colocar una señal a 5 pies de altura (1,52 m), en un extremo, y un teodolito cuidadosamente ajustado exactamente a la misma altitud en el otro extremo. La parte superior de la señal a continuación, se verá un poco por debajo de la cruz de referencia, aunque tiene la misma altitud real, y se sitúa en el mismo fundamento horizontal. Si a continuación, se invirtieran las posiciones (...), se obtendrá el mismo resultado.
Exagerando mucho la situación, lo que dice es que la linea de visión (en naranja punteada en el dibujo) perfectamente horizontal resulta en que el objeto aparece un poco por debajo de la retícula del teodolito, (línea azul punteada). 


En una tierra esférica, la caída en 457 metros será de aproximadamente medio centímetro. Será por esa razón que el objeto observado aparece más abajo de lo que él esperaba?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios soeces, insultos, amenazas, etc. Serán rechazados. Tienes libertad para publicar, pero no debes desperdiciarla.

Comentarios anónimos podrán ser publicados pero no serán respondidos.