viernes, 3 de marzo de 2017

Dispersión de Rayleigh en nuestra propia casa

por Paco López

Los amigos terraplanos, asocian el color del cielo diurno con el zafiro del domo insinuado en la Biblia
Isaias 40:22 - El es el que está sentado sobre el circulo de la tierra, y sus habitantes parecen saltamontes; el que tendió como toldo el cielo, y lo despliega como tienda que se habita
Sin embargo la realidad es muy distinta.

Sin entrar en detalles, la luz, cuando choca con partículas, se dispersa en todas direcciones. Si tomamos una luz blanca, según el tamaño de las partículas, la luz dispersada será del color blanco (para partículas grandes) o se dispersará comenzando por las longitudes de onda más cortas como el caso del azul y el violeta (para partículas mucho menores)


Esto lo podemos observar en casa añadiendo unas gotas de leche a un vaso de agua y comparándolo con otro donde hemos añadido harina. En el primero obtendremos la dispersión azulada de Rayleigh que vemos en el cielo y en el segundo la dispersión convencional que podemos observar en las nubes.


 Además, la dispersión del color azul le roba a la la luz blanca este componente y por lo tanto el color resultante que atraviesa el vaso de leche ya no es blanco sino amarillento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios soeces, insultos, amenazas, etc. Serán rechazados. Tienes libertad para publicar, pero no debes desperdiciarla.

Comentarios anónimos podrán ser publicados pero no serán respondidos.