viernes, 14 de abril de 2017

Refutación 26 a las "30 Pruebas de que la tierra es Plana" (Oliver Ibáñez)

Prueba 26 (Minuto 22.51 del video) Si la tierra fuera una esfera con dos polos magnéticos, iguales y opuestos, el polo norte y el polo sur, deberían existir brújulas que apuntaran con su aguja magnética siempre al norte y brújulas que apuntaran siempre al sur. De hecho, una brújula que apuntara siempre al polo sur sería preferible para los viajeros que se encontraran en el hemisferio  sur. La realidad, no obstante, es que no importa lo cerca que se sitúe uno del polo sur, que una brújula siempre apuntará hacia el norte con su aguja magnética, algo que no tiene sentido en el modelo de la tierra esférica donde hay dos polos magnéticos. En el modelo de la tierra plana, en cambio, esto es perfectamente lógico, ya que no existe el polo sur sino que solo existe el polo norte magnético situado en el centro de la tierra.



Se equivoca Oliver Ibáñez al afirmar que no existen brújulas que señalen hacia el sur, si bien las más conocidas son las que tienen su aguja magnética apuntando hacia el norte. En la imagen siguiente podemos ver un modelo de este tipo de brújula:


Sin embargo, la misma fábrica que la construye, también comercializa un modelo muy similar con su aguja apuntando hacia el sur, como podemos ver en la próxima imagen, destinada al uso de los viajeros en el sur:


Obviamente, no pueden existir brújulas que apunten al norte y otras que apunten al sur. Una brújula tiene una aguja cuyos extremos apuntan al norte y al sur, simplemente. La absurda y desopilante afirmación realizada por Oliver Ibáñez en su Prueba 26 revela un desconocimiento absoluto de, entre otras cosas, los principios básicos del magnetismo. Todos sabemos que cualquier imán, incluso si lo dividimos hasta un nivel atómico, posee dos polos: el norte y el sur. Afirmar que la tierra tiene un único polo magnético desafía todos los fundamentos del magnetismo.

Por otra parte, es incorrecto afirmar que la brújula apunta hacia el polo magnético. Lo que hace es alinearse con las líneas de fuerza del campo magnético. Si acercáramos una brújula a un imán, este sería el resultado:


Y, siendo la tierra un enorme imán, sus líneas de fuerza se comportan como las del imán del diagrama anterior


Para ver más sobre este tema, favor dirigirse al post con las Refutaciones 106 a 108 del libro de Eric Dubay y el post "El curioso caso del Polo Sur terraplanista"

1 comentario:

Comentarios soeces, insultos, amenazas, etc. Serán rechazados. Tienes libertad para publicar, pero no debes desperdiciarla.

Comentarios anónimos podrán ser publicados pero no serán respondidos.