martes, 8 de noviembre de 2016

Refutaciones 136 y 137 a las "200 Pruebas de que la tierra no es una esfera que gira"

Prueba 136 - Muchas personas piensan que la capacidad de la astronomía moderna para predecir con precisión los eclipses lunares y solares son un resultado positivo y prueba de la teoría heliocéntrica del Universo. El quid de la cuestión sin embargo es que los eclipses se han predicho con exactitud por culturas de todo el mundo durante miles de años antes de que a Copérnico se le pasase por la imaginación la teoría de la Tierra heliocéntrica. Ptolomeo en el Siglo primero AC predijo con exactitud los eclipses de 600 años basándose en una Tierra estacionaria y plana, con la misma precisión que cualquier persona lo haría en la actualidad. Ya en el año 600 AC, Thales predijo con exactitud un eclipse, que puso fin a la guerra entre los Medos y Lidios. Los eclipses suceden regularmente con precisión en ciclos de 18 años, por lo que independientemente de las cosmologías de la Tierra geocéntrica o heliocéntrica, planas o globulares, los eclipses se pueden calcular con precisión independiente de esos factores.

Prueba 137 - Otra asunción y supuesta prueba de la forma de la Tierra, los heliocentristas afirman que los eclipses lunares son provocados por la sombra de la Tierra ocultando la Luna. Afirman que las esferas del Sol, la Tierra y la Luna se alinean perfectamente como tres bolas de billar en una fila para que la luz del Sol arroje la sombra de la Tierra sobre la Luna. Desafortunadamente para los heliocentristas, esta explicación se hace completamente inválida debido al hecho de que los eclipses lunares han ocurrido, y siguen ocurriendo cuando ambos el Sol y la Luna son visibles al mismo tiempo en el horizonte! Para que la luz solar proyecte la sombra de la Tierra sobre la Luna, los tres cuerpos deben estar alineados en una recta de 180 grados, pero ya en el tiempo de Plinio, hay registros de eclipses lunares que han ocurrido mientras el Sol y la Luna eran visibles en el cielo. Por lo tanto el eclipse de Luna no puede ser causado por la Tierra ni por la sombra de la Tierra, y alguna otra explicación debe ser buscada. 




Refutaciones:
En su prueba 136, el Sr. Dubay nos sorprende haciendo una afirmación casi cierta.

Efectivamente, la astronomía de Ptolomeo funcionó bastante bien en hacer tales predicciones. Fue capaz de predecir los eclipses lunares con cierta precisión, ya que es bastante fácil de hacer y que se producen más o menos dos veces al año para cada lugar de observación de la tierra. Sin embargo, lo hizo asumiendo cada más complicados 'epiciclos' (ruedas dentro de ruedas dentro de ruedas) por lo que se convirtió en un desarrollo improbable si se le considera una descripción física, y muy difícil de calcular. Este sistema finalmente fue refutado por Galileo y científicos posteriores a través de la observación y la experimentación.

Si bien los eclipses no alcanzan por sí mismos para demostrar la esfericidad de la tierra, desde luego que tampoco la niegan; así que considerar que esta prueba es una demostración de que "la tierra no es una esfera que gira", es absurdo.

Antes de pasar a otra cosa, aclaremos que la visión científica moderna del universo está lejos de ser heliocéntrica. Desde el punto de vista del sistema solar, tal vez, pero eso está muy lejos de ser "una teoría heliocéntrica del universo".


En su Prueba 137, una vez más, ofrece argumentos que aunque fueran correctos, tampoco demuestran que la tierra no sea una esfera, por lo que llamarlo "Prueba", es incorrecto, por decirlo delicadamente.

Hace una mención sin fundamentos de los informes pre-científicos "del tiempo de Plinio" quien vivió en el siglo I (habla de su tiempo, no de Plinio mismo). Dice "hay registros" y allí acaba todo. Como de costumbre, sus pruebas no prueban nada.

En la misma línea, el viejo señor Rowbotham hace una afirmación similar. Dice él que
"El Observatorio Real de Greenwich registró que durante los eclipses lunares del 17 de julio de 1590, el 3 de noviembre de 1648, el 16 de de junio de de 1666 y y el 26 de mayo de 1668 puede verse la luna eclipsada, mientras que el sol todavía estaba por encima del horizonte ". 
Esto es verdaderamente extraño, teniendo en cuenta que el Real Observatorio de Greenwich no fue fundado hasta el 4 de mayo de 1675, varios años después de la última observación anotada por Rowbotham. Un nivel de "fiabilidad" que es habitual en esta fuente.

La explicación dada es que, debido a que ambos pueden ser visibles en el cielo, esto no puede suceder. Sin embargo, aunque un eclipse lunar exige una alineación sol-tierra-luna, la refracción producida por la atmósfera terrestre aumenta cuanto más se acerque al horizonte, donde la desviación de la luz es ligeramente mayor que el diámetro aparente del Sol (0,53°)


De este modo, por un corto período de tiempo, es absolutamente posible ver tanto el sol y la luna durante un eclipse lunar. Ningún eclipse lunar en la historia de la humanidad ha sido observado al mediodía y que se debe a que esto es absolutamente imposible.

Finalmente, no podemos cerrar este capítulo sin señalar que los creyentes en una tierra plana, hasta el presente, no han sido capaces de crear un modelo que explique los eclipses lunares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios soeces, insultos, amenazas, etc. Serán rechazados. Tienes libertad para publicar, pero no debes desperdiciarla.

Comentarios anónimos podrán ser publicados pero no serán respondidos.