Astronomía Zetética (S. Rowbotham)

Samuel Birley Rowbotham vivió en Gran Bretaña entre los años 1816 y 1884. Muy probablemente este señor habría pasado sin pena ni gloria por este mundo a no ser que defendió a capa y espada su "Astronomía Zetética", con la cual pretendía demostrar que la Tierra era plana.

Según él los continentes flotaban dentro de un océano bordeado de un desierto de nieve y hielo tras el cual aparecían enormes acantilados. El hecho que existiera la tierra en la que habitamos así como las aguas del mar se debía a que bajo la superficie existía fuego, el cual por otra parte no impedía que en el centro de este territorio habitable se encontrara precisamente el Polo Norte.


Siempre de acuerdo a sus teorías, el Sol, la Luna y las estrellas se encontraban a unos pocos miles de kilómetros de nosotros. De hecho el Sol giraba en torno al Polo Norte a una velocidad constante, la Luna tenía brillo propio siendo semitransparente cual vulgar lámpara-globo de pasillo y los eclipses eran consecuencia de algo que todavía no tenía explicación.

Aferrándose a la Biblia para explicar cómo estaba constituida la Tierra, Rowbotham aseguraba que el infierno se encontraba literalmente bajo nuestros pies (¿posiblemente el origen del fuego que derretía el hielo y formaba la tierra habitada?) y teníamos el cielo religioso encima de nuestras cabezas. De esta forma desechaba la idea de cielo e infierno como un estado del espíritu.

Con el propósito de explicar que la Tierra era plana, Rowbotham inició en el año 1837 sus observaciones en un estanque helado, continuando estas investigaciones entre los años 1838 y 1870 a lo largo de diversos tramos del Old River Bedford, el cual a pesar de ser un río el mismo definió como "canal".

En este aspecto es justo subrayar que Rowbotham empleó (o aseguró hacerlo) métodos científicos para demostrar sus ideas de igual forma que lo hacían los investigadores "serios". No obstante probablemente se dejó llevar más por sus dogmas religiosos que por la investigación de importantes lagunas en sus teorías, estudio de las cuales sin duda alguna le hubieran evidenciado que se encontraba en un grave error. Esto considerando que actuase de buena fe, pues también hay la posibilidad que intentase explicar de forma más o menos científica sus extravagantes teorías para atraer incautos a su causa.

Sea como sea, bajo el pseudónimo de "Parallax" inició una gira de conferencias en las que además de exponer sus teorías atacó duramente a sus detractores. En ellas se burlaba que las estrellas se encontrasen a millones de kilómetros y lógicamente no podía ni concebir que existieran mundos similares al nuestro.

Siguiendo la lógica popular de que aquel que más grita es quien parece tener razón, Rowbotham no solamente era capaz de vociferar más que sus oponentes, sino que su habilidad polemista le permitió sacarse de la manga teorías y demostraciones que eran aceptadas por el público asistente. Es probable que hoy en día viéramos a Rowbotham chillando a grito pelado en mil y un debates casposos de la televisión. A destacar que no siempre le salió bien la jugada, pues en la ciudad británica de Blackbum tuvo que huir corriendo (literalmente) de una conferencia al no poder explicar por qué en alta mar los cascos de los barcos desaparecen antes que los mástiles.

Por cierto, fruto de sus investigaciones y complementando las conferencias, escribió un libro sobre sus teorías. La primera versión de este libro apareció en 1849 y solamente era un panfleto de dieciséis páginas, pasando a tener doscientas veintiuna en el año 1865. Finalmente se realizó una tercera y definitiva edición en el año 1881 con más que cuatrocientas páginas.

 Esta actitud desafiante la contagió a sus seguidores quienes emprendieron cruzadas similares contra hombres de ciencia. Uno de ellos llamado John Hampden apostó contra el naturalista Alfred Russel Wallace (1823-1913) a que la Tierra era plana. Para las personas que no conozcan el trabajo del señor Russel, comentar que este llegó simultáneamente aunque de forma independiente a la misma conclusión de Darwin sobre la evolución de las especies. A su vez fue un naturista que se caracterizó por sus viajes a lo largo y ancho del mundo, con lo cual su competencia en afirmar que la Tierra era una esfera ya estaba más que demostrada por aquel entonces.

Intentando demostrar que la Tierra era plana Hampden realizó experimentos con los cuales no logró demostrar nada en absoluto, subiendo tanto de tono la polémica que ambos terminaron en los tribunales. Finalmente Hampden acabó entre rejas acusado de difamación y fraude.

En cuanto a su vida privada, Rowbotham afirmaba ser seguidor del pensamiento owenista, llegando incluso a organizar una comuna. Se alejó de este movimiento a consecuencia de su mala conducta sexual, siendo lo más probable que fuera expulsado de él.

Se desconoce quien fue su primera esposa y como terminó el matrimonio, pero en 1861 se casó por segunda vez con Caroline Elizabeth (1846-1919) quien por entonces solo contaba con dieciséis años y era la hija de su lavandera. Con ella tuvo ni más ni menos que catorce hijos de los cuales solamente sobrevivieron cuatro. En esa época también se lo conoce con el alias de "Doctor Samuel Birley", el cual utilizaba para vender elixires que supuestamente prolongaban la vida y curaba todas las enfermedades habidas y por haber.

Tras la muerte de Rowbotham sus seguidores se organizaron fundando una sociedad denominada "Flat Earth Society". Aunque inicialmente estaba establecida en Inglaterra posteriormente se trasladó hasta California donde estuvo en activo hasta mediados del siglo XX. En 1956 esta sociedad tomó nuevo impulsó cuando se refundo con el nombre de "Flat Earth Society Internacional", siendo uno de sus objetivos desprestigiar la carrera espacial en la que participó Estados Unidos y la posterior llegada del hombre a la Luna.

El primer capítulo del libro es una introducción, del que -en beneficio de la brevedad- extraigo solo unos párrafos:  


El término “Zetetica” se deriva del verbo griego Zeteo; lo que significa buscar o examinar; para proceder solamente por la investigación; a no dar nada por sentado, sino para rastrear fenómenos a sus causas inmediatas y demostrables. Aquí se utiliza en contraposición de la palabra "teórico", cuyo significado es, especulativo, imaginario, intangible, intrigante, pero no probatorio.

Nadie puede dudar de que al hacer experimentos especiales, y la recolección de hechos manifiestos e innegables, disponerlos en un orden lógico, y la observación de lo que es natural y bastante deducirse de ello, el resultado debe ser más consistente y satisfactoria que el método contrario de la elaboración de una teoría o sistema de asumir la existencia y operación de las causas de las que no hay evidencia directa y práctica, y que sólo se afirma que es "admitido por el bien de la discusión" (…) y con el propósito de dar una aparente y plausible, pero no necesariamente veraz explicación de los fenómenos. Todas las teorías son de este carácter. "Supongamos que, en lugar de preguntar, sistemas de imaginar en lugar de aprender de la observación y la experiencia de la verdadera constitución de las cosas. El hombre especulador, por la fuerza de su ingenio puede inventar sistemas que tal vez puedan ser admirados en gran medida por un tiempo; éstos, sin embargo, son fantasmas, que la fuerza de la verdad, tarde o temprano disipará; y si bien estamos satisfechos con el engaño, la verdadera filosofía con todas las artes y las mejoras que dependen de ella, sufre. El estado real de las cosas escapa a nuestra observación; o, si se nos presenta, nos inclinamos ya sea para rechazarlo en su totalidad como ficción, o, por los nuevos esfuerzos de un ingenio vano de entretejer con nuestros propios conceptos, y manipularlos para hacer que concuerde con nuestros esquemas.(…) 

Tenemos un ejemplo del proceso "Zetetico" en nuestros tribunales de justicia. Un prisionero se coloca en la barra; evidencia a favor y en contra de lo que se exige y se evalúa cuidadosa y pacientemente la evidencia. Se presenta a continuación al Jurado de reconsideración solemne, y cuando el veredicto se produce, es la conclusión inevitable por la totalidad de la evidencia. En los ensayos, por la justicia, la sociedad no tolera cualquier otro procedimiento. Asunción de la culpa y la prohibición de toda evidencia de lo contrario, es una práctica que no se encuentra entre cualquiera de las naciones civilizadas de la tierra -apenas de hecho, entre los salvajes y bárbaros- y sin embargo, la selección de la evidencia para corroborar las hipótesis, está en todas partes y en todos los filósofos teóricos! (...)


Como podemos ver, los continuadores de la creencia en la Tierra Plana no siguen los consejos de su Maestro. El Siglo XX dejó atrás al Siglo XIX y con él llegaron nuevas tecnologías que permitieron zanjar cualquier duda que pudiera quedar al respecto, aunque debemos decir que ya en el Siglo XIX casi nadie disputaba la realidad de la Tierra Esférica. De esta manera, justamente como señala el "doctor" Rowbotham que no debe hacerse, los tierraplanistas descartan cualquier evidencia que pudiera contradecirla.

Analizaremos entonces el libro de Samuel Rowbotham de acuerdo al siguiente detalle (seguir los enlaces ofrecidos):

Capitulo II. Experimentos que demuestran la verdadera Forma del agua estancada, y prueban que la Tierra es plana:
   Experimento 1 -
Capítulo III. La Tierra no tiene un eje inclinado ni movimiento orbital.
   Experimento 1 -
Capítulo VLa verdadera distancia del Sol 
Capítulo VIEl movimiento del sol, concéntrico con el Centro Polar 
Capítulo VIILa  trayectoria del sol se expande y contrae  diariamente durante seis meses alternativamente 
Capítulo VIIICausa de día y noche, invierno y verano; y las alternancias largo de la Luz y la Oscuridad en el Centro Norte 
Capítulo IXCausa de la salida y la puesta del sol. 
Capítulo XCausa de sol que aparece más grande cuando sale y se pone que al mediodía 
Capítulo XICausa de los eclipses solares y lunares 
Capítulo XIILa causa de las mareas 
Capítulo XIIILa verdadera posición de la Tierra en el Universo; La formación relativamente reciente; Presentar condiciones químicas; Al acercarse y destrucción por el fuego
Capítulo XIV. El examen de las llamados ''pruebas'' de la redondez de la Tierra
   Por qué casco de un barco desaparece antes que su mástil?
   Perspectiva en el Mar 
   Las dimensiones de las olas del mar
   Cómo se circunnavegó la tierra?
   Pérdida de Tiempo en la Navegación hacia el oeste    
   Declinación de la Estrella Polar 
   El '' Sector Dip. '' 
   La variabilidad del péndulo. Vibraciones 
   Arcos del meridiano 
   Esfericidad Inevitable de Semi-Fluidez 
   Grados de longitud 
   El 'exceso esférico' 
   La tangente del teodolito
   Línea tangencial del horizonte
   Estaciones y distancias 
   Navegación ortodrómica 
   Movimiento de las estrellas del Norte y del Sur 
   Luz diurna continua en el extremo sur 
   La analogía a favor de la redondez 
   Eclipse lunar: una Prueba de la redondez 
   La supuesta manifestación de la rotación de la Tierra 
   Los ferrocarriles, y  'la fuerza centrífuga de la Tierra' 
   La deflexión de caída de los cuerpos 
   Asar ganso con fuego rotatorio  
   Diferencia en los tiempos solar y sideral 
   Estaciones y retrogradación de los planetas 
   Transmisión de la luz 
   Precesión de los equinoccios 
   El planeta Neptuno 
   Fases lunares 
   Aspecto de la luna 
   Luna transparente
   Sombras en la Luna 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios soeces, insultos, amenazas, etc. Serán rechazados. Tienes libertad para publicar, pero no debes desperdiciarla.

Comentarios anónimos podrán ser publicados pero no serán respondidos.